Los aportes del MAS

3


Humberto Vacaflor Ganam
Desde que el cocalero Morales se fue del país, a toda prisa, perdiendo los calzoncillos, se ha podido apreciar el aporte que puede hacer su partido político al país.
Ha frenado créditos concesionales (muy convenientes) que podía recibir el país para atender las urgencias provocadas por la llegada del virus chino cuando el sistema de salud estaba en una situación lamentable, como la dejó el cocalero.
Es decir que ese partido ha sido responsable de que los ingentes recursos que llegaron por los altos precios de las materias primas no hayan ido a salud o educación, pero además es responsable de frenar el dinero que puede conseguir el país para cubrir esos huecos.
El perro del hortelano no es tan perverso. En este caso se trata de un comportamiento más siniestro, como el que reflejó el cocalero Morales desde México cuando pidió a sus seguidores que impidan la llegada de alimentos a las ciudades, porque se habían atrevido a desafiarlo, a decirle que debía partir, y no lo soportaban.
Rechazar ayuda del exterior para la salud es, se podría decir, un colmo. Un gesto que se parece al que tuvieron los concejales del MAS en los municipios controlados por ese partido al oponerse a la llegada de recursos del gobierno central para atender exigencias de cada región.
Peor todavía: masistas apedreando ambulancias que llevan médicos o enfermeras. Mostrando que no quieren que el auxilio llegue a la gente. Es decir, que ese partido prefiere que la gente se muera porque de esa manera se supone que el gobierno de Jeanine Áñez se perjudica.
Lo que lleva a preguntar ¿cuál es la idea? ¿De qué se trata todo esto? ¿Es este un ejército enemigo que ha invadido el país y se propone acabar con sus habitantes? ¿Es esta una guerra a muerte? ¿O ellos o nosotros?
La destrucción de las antenas del sistema 5-G de Internet por parte de furiosos masistas vino a mostrar que se trata de un comportamiento neurótico, anormal, que exige un tratamiento especial, con camisa de fuerza si fuera necesario.
Pero si no fueran enfermos, sino soldados de un ejército financiado por capitales extranjeros, es decir mercenarios, estaríamos ante el caso de una guerra, una invasión maligna.
Quizá el gobierno de la presidente Áñez no estaba en condiciones de enfrentar a este desafío tan grande. Es probable que se hubiera necesitado un gobierno que cuente con los mejores hombres y mujeres decididos a defender la existencia del país.
Por el momento, los mercenarios del cocalero están decididos a acabar con Bolivia. Quizá tengan como objetivo convertir a este país en otra Somalia, donde no existe Estado y donde predominan las mafias que trafican drogas, personas, enteras o por partes, armas, sangre, y todo lo que sea.
El cocalero Morales sabe lo que quiere. Los bolivianos también lo saben. Ese es el problema del cocalero.
Siglo21bolivia.com

COMPARTIR.

3 comentarios

  1. Valeria Orihuela el

    Que absurdo texto, lleno de odio, mentiras, etc. etc. un ejemplo
    «Rechazar ayuda del exterior para la salud es, se podría decir, un colmo.» que no rechazaron la ayuda de los médicos cubanos, es más los echaron del pais!!!, hizo las cuentas costo beneficio????, nos salieron baratos considerando el costo de cada operación realizada en favor de la población humilde.
    Anda a escribir difamaciones que tu mente imagina en el pais de las maravillas!!!!

  2. Con todo respeto a Valeria, nuestros médicos tienen mejor preparación en todo sentido. Por que dar trabajo a extranjeros en lugar a la compatriotas?
    Se quiere conseguir recursos para contratarlos, para eso y muchas otras cosas más se necesita fondos.
    Y su comentario suena a dolor de masifraudulentos, todo tiene un fin y este es el de ellos, o talvez tenga que decir, el de ustedes.

Reply To Valeria Orihuela Cancel Reply