sábado 11 de julio, 2020

US$ 4.000 millones en propaganda

0

Desde 2006 hasta ahora, el gobierno del MAS ha destinado al ministerio de Comunicación la increíble suma de 4.000 millones de dólares.

Eso, traducido, quiere decir que el monto ha sido destinado a la propaganda del régimen.

Las cifras salen de un estudio hecho por José Luis Parada, un economista que no pierde pisada a los gastos del gobierno, y resultan insultantes. Entre 2006 y 2018, el Ministerio de Comunicación ha ejecutado la increíble suma de Bs 27.481.000.554, lo que, convertido en dólares, significa US$ 3.940 millones.

Una auditoría, que debería hacer el partido de gobierno, observaría que fue una muy mala inversión, pues un monto tan alto tendría que asegurar al candidato por lo menos 90% de los votos, pero no es así, según revelan las encuestas.

Esa auditoría tendría que mencionar algunas paradojas: el monto destinado en ese tiempo a la salud no llegó a US$ 1.950 millones, es decir ni siquiera fue la mitad de la propaganda.

Y lo mismo ocurrió con la educación, que recibió US$ 1.870 millones, menos de la mitad del monto recibido y usado por la propaganda.

Gobiernos anteriores tenían a su disposición lo que se llamaban “gastos reservados”, que fueron anulados por el MAS, aunque, en su reemplazo, se crearon estas partidas que en alguna columna de opinión fueron llamadas “gastos descarados”.

Pero volvamos a los 4.000 millones de dólares destinados en los últimos trece años a la propaganda. Es mucho dinero, incluso para países con grandes ingresos.

Gastar un promedio anual de 307 millones de dólares en propaganda en algo que ni siquiera el régimen nazi de Alemania llegó a hacer.

Con ese dinero se podían haber instalado 100 hospitales cada año. O 500 escuelas. No habríamos tenido que esperar hasta ahora para que se instalen las unidades de oncología, que llegan solamente porque vienen las elecciones.

Pero quien se llevó la flor en esta repartija fue la partida de Defensa, que recibió US$ 5.090 millones de dólares, o la partida de Gobierno, que dispuso de US$ 4.516 millones.

En lo que va del gobierno del MAS, el monto destinado a la propaganda podría haber servido para proyectar a Bolivia hacia el primer mundo.

O, si se quiere hablar con criterio político, tendría que haber servido para que el partido de gobierno tenga en este momento un apoyo muy próximo a 100%, pero eso no es así.

Dos auditorías están pendientes. La que debe hacer el país para saber en qué se gastaron los US$  36.000 millones recibidos durante el boom de las materias primas, y la que tendrían que hacer los militantes del partido de gobierno, para saber en qué se gastaron 4.000 millones de dólares usados por “Comunicación”.

COMPARTIR.

DEJA UNA RESPUESTA