martes 2 de junio, 2020

El próximo gobierno

0

Humberto Vacaflor Ganam

Quienquiera que presida el próximo gobierno del país, tendría que recibir algunas recomendaciones. Espero que no sea tarde para ello.

Con la experiencia de los últimos trece años, el próximo gobierno debería decidir algunas cosas precisas:

• No gastar tanto dinero en propaganda, sino en salud y educación. Desde 2006 hasta 2018, el gobierno a cargo del país destinó 4.000 millones de dólares a la propaganda y solamente 2.000 millones a educación y menos todavía a salud.

Es decir que destinó 333 millones de dólares cada año a propaganda y solamente 170 millones a educación o salud.

Un criterio muy malo, si se supone que los gobiernos están para servir al país, y no se proponen como único objetivo hacer su propia propaganda. Sobre todo si ese dinero, como se ha visto ahora, no tiene los efectos deseados, es decir que todos voten por el partido de gobierno, lo que hubiera evitado que se deban usar métodos innobles e inmorales, además de ilegales e inconstitucionales para cambiar la tendencia de los votantes.

• No matar a la gallina de los huevos de oro. Si vas a ufanarte de haber provocado el incremento del precio de los hidrocarburos en el mundo, confiando en que algunos votantes no puedan descubrir que es una mentira, debes hacer todo lo necesario para que la producción no se derrumbe. No puedes ahuyentar a los inversionistas y esperar que lleguen inversiones.

De esa manera se podría conseguir que la producción de gas, por ejemplo, sea en los volúmenes suficientes para atender la demanda de los compradores externos y del mercado interno.

• Gobernar favoreciendo a la economía legal, garantizando la propiedad privada y la inversión. Eso garantiza que las cuentas nacionales estén bien, y no en rojo, como están ahora.

Hacer todo lo posible porque la economía ilegal desaparezca y por nada del mundo ayudarla a crecer. Hacer lo contrario es alentar a la gente honrada a dejar de serlo, lo que luego se refleja en la caída de la producción y de las recaudaciones.

• Cuidar el prestigio de las FFAA y la policía. No usar a sus oficiales como si fueran payasos.

• No enfrentar a la libertad de expresión, evitando controlar medios independientes o perseguir a periodistas críticos.  

• No inscribir al país en transnacionales peligrosas, como aquellas donde están los terroristas de Irán, que quieren llevar a una tercera guerra mundial.

Eso y algunas cosas más.

COMPARTIR.

DEJA UNA RESPUESTA