viernes 29 de mayo, 2020

La economía post virus

0

Los dioses, o la suma del tiempo, han hecho que coincidan varias crisis, comenzando por la que crea el famoso “virus chino”, como lo llama Donald Trump.

Se ha acabado el gas, está muriendo la minería, la construcción agoniza, mientras otras actividades han sido afectadas por las medidas de precaución dictadas por el miedo en un país lleno de canchitas pero sin hospitales.

En estos días de cuarentena habría que repensar el país, desde cero. Tenemos gente tan capaz que podría ayudar a definir qué van a hacer los sobrevivientes.

Este asueto forzado es la mejor ocasión. Alguna propuesta tendrá que surgir.

Este es un borrón y cuenta nueva en la historia de Bolivia. Tenemos una hoja en blanco para diseñar el futuro.

Del cacareo de acabar con el extractivismo habría que pasar a ideas precisas. Propuestas claras se necesitan para cambiar una costumbre que tenemos desde 1545: extraer cosas de la tierra sin haberlas sembrado.

Quizá sirva observar lo que han hecho otros países. En el caso del virus, valdría la pena anotar todo lo que han hecho los surcoreanos y los singapurenses para reducir al mínimo la pandemia. En el caso de la economía, la elección de modelos a seguir es más difícil. Pero hay que proponerse la tarea. No hay mejor oportunidad que ésta.

En esto de buscar los nuevos rumbos de la economía habría que decir las cosas sin tapujos.

Hay un partido que postula, con hechos, aunque no con palabras, que Bolivia viva del narcotráfico. Algo que favorece a esta propuesta es que la batalla contra el narcotráfico ha sido un fracaso. Lo único que ha producido es que exista ahora una poderosa transnacional que ha adoptado posturas de ideología contraria al liberalismo, conformando un eje internacional que amenaza con guerras atómicas. El mayor problema que tiene esta propuesta es que si se levantara la prohibición contra las drogas, el precio se derrumbaría. Pero es una opción.

Por lo que se ve en la campaña electoral, que es otra tormenta perfecta, los candidatos no debatirán, por eso de que es mejor no estar en reuniones para evitar los contagios. Pero hubiera sido una oportunidad muy buena para que exhibieran sus ideas, si las tuvieran. No van a estar presentes en los debates pero podrían hacer un foro virtual, por Skype. Y decir algo. Proponer algo. Alguna idea tendrán.

Pero se necesitan ideas sobre cómo ha de ser la nueva Bolivia. Y ahora. Se las necesita tanto como los respiradores para quienes caigan afectados por el virus. Para este momento. Ahorita es ahorita.

COMPARTIR.

DEJA UNA RESPUESTA