viernes 29 de mayo, 2020

Los persuasores corruptos

0

Humberto Vacaflor Ganam

Hace más de medio siglo, en 1957, Vance Packard publicó su libro “Los persuasores ocultos” para retratar el mundo de la propaganda hecha con sutileza. Aunque luego se comprobó que había usado algunos datos ficticios, su libro fue referente obligado durante décadas.

Pero ni siquiera este autor podía haber imaginado a los persuasores torpes y corruptos, de la Bolivia de los catorce años del gobierno del cocalero Morales: ¡pagar publicidad a medios de comunicación no existentes! Eso no es sutileza, es torpe descaro.

O pagar al diario La Razón, en sólo tres años, los últimos de la dictadura masista, Bs 14 millones en publicidad oficial mientras negaba a los medios de prestigio, mejor escritos, y de propiedad de ciudadanos bolivianos, no de un venezolano chavista, como Carlos Gill.

De los 310.000 millones de dólares que recibió el gobierno del cocalero, dinero que le llegó sin saber leer ni escribir, muchos miles de millones se fueron en corrupción directa, en proyectos inservibles pero millonarios, como la planta de urea de Bulo Bulo, las plantas de separación y una larga lista de lo que es ahora chatarra flamante, como el ingenio Lucianita de Huanuni, que costó 50 millones de dólares y nunca operó.

Julio Alvarado recordó las cifras del incremento de ingresos de las exportaciones que beneficiaron al gobierno más corrupto de la historia de Bolivia: El precio del gas aumentó entre octubre de 2005 y octubre de 2012 de la siguiente forma:

·      Brasil: de 3,30 US$/MMBTU a 9,21 US$/MMBTU. El precio se incrementó en 279%%

·      Argentina: de 3,20 US$/MMBTU a 10,78 US$/MMBTU. El precio se incrementó en 339%.

En promedio, el precio de venta de nuestro gas a Brasil y Argentina se incrementó en 309% en siete años.

El precio de los minerales también aumentó en forma espectacular, el incremento promedio de los precios fue de 305% entre octubre de 2005 y octubre 2012. El estaño creció en 310%, el zinc en 121%, la plata en 425% y el oro en 364%.

Todo eso provocó que el gobierno del cocalero contara con los recursos equivalentes a 70 años de gobiernos anteriores, pero los despilfarró.

De lo que gastó en propaganda, estos son los datos:

Se trata de los montos ejecutados entre 2006 y 2018, un festival de despilfarro.

En esos trece años, por ministerios: (en Bs) Gobierno 31.435.986.542, Defensa 35.431.418.947, Presidencia 11.996.626.212.

Mientras que a Salud 13.355.426.448, Educación 13.027.370.002.

Pero, aquí está lo torpe: Comunicación (propaganda) 27.481.000.554 (4.000 millones de dólares).

Es decir que Salud o Educación no recibieron ni la mitad de lo que se destinó a propaganda.

COMPARTIR.

DEJA UNA RESPUESTA