Hasta ahora, el peor mes de todo el gobierno del presidente Evo Morales.

Le dejó dos derrotas políticas irreparables: la triunfal llegada de los caminantes indígenas del oriente a la ciudad La Paz y una elección del poder judicial que reveló el desencanto de la gente con su gestión.

  • La llegada de los indígenas a la sede de gobierno obligó al gobierno a desistir de la construcción de una carretera que debía atravesar el parque Isoboro-Sécure, para indignación de los cocaleros que aspiraban ocuparlo y para molestia de funcionarios brasileños comprometidos con el financiamiento de la obra. Tanto molestó este desenlace a los cocaleros del Chapare que estaban preparando marchas de protesta y optaron, mientras tanto, por golpear a los indígenas que retornaban de La Paz.
  • El balance político de este hecho muestra al gobierno del MAS divorciado de los indígenas del oriente, para decepción de sus seguidores en el exterior, que lo consideraban un héroe del indigenismo.
  • La elección de la cúpula judicial se reveló, entretanto, como un error político, pues el voto nulo estaba ganando y obligaba a las autoridades electorales a maquillar los resultados. De todos modos, es la primera derrota electoral del MAS desde 2005.
  • Para el país, la peor noticia de octubre fue el enfrentamiento armado que tuvieron narcotraficantes colombianos con policías bolivianos precisamente en el parque disputado por el gobierno y los indígenas.

El hecho revela que el narcotráfico está presente en Bolivia con grupos armados que podrían reproducir la realidad que se presenta en Colombia y Perú, o todos los otros países del mundo castigados por el narcotráfico, como México, Afganistán, Pakistán y otros.

El gobierno de Morales no ha evaluado el hecho todavía, pero no se descarta que deba encararlo desplazando tropas a las zonas donde las bandas extranjeras han comenzado a operar. Por el momento se observa que la fuerza policial es insuficiente para controlar la situación.

Mientras estos hechos políticos muy graves sacudían al país, en octubre se vio que la política económica del gobierno ha aumentado su incoherencia.

En octubre se liberó a las cooperativas mineras del pago de impuestos cuando venden oro al Banco Central y se levantó la obligación que tenían los pequeños empresarios de presentar sus informes tributarios para obtener préstamos bancarios.

Mientras hacía estas concesiones a algunos sectores, el gobierno mantenía la prohibición de exportar azúcar, afectando a un importante sector cruceño.

Pero desde el sector petrolero surgían los primeros indicios de que las empresas están satisfechas con los cambios dispuestos por el gobierno, cambios que no son conocidos de manera global ni fueron motivo de anuncios. Un informe de Dow Jones dijo que las inversiones de Repsol, Gazprom y Brtitish Petroleum muestran que se está acabando la sequía de inversiones petroleras en el país.

Por el momento la producción de gas es insuficiente para atender la demanda. El octubre la empresa Jindal hizo saber que necesita por lo menos 4 millones m3/d para comenzar la siderurgia pero el gobierno le hizo saber que lo tendrá en el año 2014.

El 20 de octubre el presidente anunció el descubrimiento de petróleo y gas en el norte de La Paz por parte de la empresa Petroandina (YPFB-PDVSA). Pero expertos petroleros bolivianos pusieron en duda el anuncio porque fue hecho sobre la base de estudios sísmicos, sin haber hecho ninguna perforación.

Por otro lado, los empresarios privados le pidieron al gobierno que decida de una buena vez la ley de inversiones y se ofrecieron para ayudar en la elaboración de la nueva agenda económica del gobierno socialista del MAS.

Los empleados públicos recibieron en octubre, unos días antes de las elecciones judiciales, un sorpresivo bono que se pagó a pesar de que el ministro Luís Arce Catacora acababa de decir que el déficit fiscal ha crecido tanto que hace imposible cualquier incremento salarial en el año 2012.

Lo notorio es que no hay una cabeza que conduzca la política económica. Las decisiones responden a urgencias de tipo electoral.

SINTESIS

  • El peor rasgo de octubre fue la escaramuza entre narcos y policías en el TIPNIS.
  • Ni la policía ni el ejército están preparados para enfrentar a las fuerzas del narcotráfico internacional.
  • El cambio en la política petrolera podría crear condiciones para nuevas inversiones, pero podría decepcionar a los sectores radicales que apoyaban al presidente Morales.
  • La exención de impuestos agrava el déficit y desalienta a la economía formal.

PROYECCION

  • El MAS ya no es invencible. Peor no tiene rival con nombre y apellido.
  • Los bolivianos están pensando en alternativas. Una encuesta reveló que el electorado preferiría a una mujer.
  • Aunque el gobierno muestra señales de apertura hacia el sector privado, la violencia del narcotráfico podría crear un clima imposible para las inversiones.

LP 1.11.11

 

Comments are closed.