El petróleo subía casi un 5% el martes luego de que Estados Unidos redujo sus pronósticos de producción, mientras que Rusia, Arabia Saudita y otros grandes productores señalaron una acción conjunta para apuntalar al mercado.

La debilidad del dólar también ayuda al precio del petróleo. Al igual que las expectativas de que el número de plataformas activas en Estados Unidos podría caer de nuevo esta semana.

El martes, la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) dijo en un pronóstico mensual que la producción de crudo del país caerá a mediados del 2016.

La EIA elevó su pronóstico sobre la demanda de petróleo en 2016.

Todo esto le ha dado un impulso al precio del petróleo a nivel mundial, aun así, el petróleo sigue costando menos de la mitad de lo costaba en junio de 2014 cuando alcanzó su pico.

Algunos analistas advierten que esta recuperación está más relacionada a la política monetaria de EEUU que las verdaderas capacidades del mercado físico e petróleo.

En Bolivia la recuperación parcial del precio no logra revertir la caída en las exportaciones ni la avalancha de productos baratos que llega de los países vecinos.

Entre tanto la noticia económica del día es el pesimismo de los organismos internacionales sobre el crecimiento de la economía nacional.

El lunes la CEPLA, la Comisión Económica para América Latina, redujo su previsión de crecimiento de nuestra economía de 4,5 a 4,4% durante este año. Ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) publico nuevas cifras en las que asegura que el crecimiento de Bolivia será de 4,1% en este 2015 y de 3,1% en 2016.

El informe presentado también ayer por el Banco Mundial es más pesimista sobre Bolivia y sitúa su crecimiento en 3% en esta gestión.

El informe de perspectivas de la economía de América Latina del FMI señala que la desaceleración que se presenta en toda la región afectará el empleo, y sugiere que los gobiernos se concentren en mantener las fuentes de trabajo.

En Bolivia las cifras son municiones para los empresarios que siguen buscando evitar el pago del doble aguinaldo al menos en los sectores que están en crisis por la caída de los precios internacionales, como la minería y los no tradicionales.

Sin embargo, ayer el ministro de Economía Luis Arce Catacora, desahució el pedido empresarial de flexibilizar o que sea diferenciado el pago del doble aguinaldo. El ministerio insiste en que la economía nacional crecerá a  5% este año.

Los empresarios insisten en que este beneficio junto al contrabando y las trabas al comercio nacional llevaran al cierre de empresas medianas y pequeñas al igual que a despidos de trabajadores.

 

Comments are closed.