La bonanza que vive el país es sólo aparente porque el sector productivo está muy dañado y el desenlace podría ser desastroso, dice el análisis de Fundación Milenio, que coincide con nuestros adelantos.

Crisis silenciada: Los bulliciosos hechos políticos actúan como una cortina que impide observar la gravedad de la crisis económica, que escapa al análisis de los políticos y de los medios de comunicación masivos.

El gobierno sigue tomando decisiones erróneas, como liberar a las cooperativas mineras del pago del IVA en medio de una campaña electoral. O la decisión de aplicar un complicado sistema para discriminar la venta de combustibles, un sistema que comenzará aumentando el costo de la subvención.

El sector privado ha pedido al gobierno, de manera formal, que apruebe las leyes que rigen la economía y le ofrecen ayuda para la nueva agenda.

Frases del informe: Estos son algunos conceptos del informe de Milenio sobre la fragilidad de la economía boliviana:

  • • El presidente de la Fundación Milenio, Roberto Laserna, para presentar el informe económico del primer semestre de la presente gestión,sostuvo que “Bolivia vive una bonanza de extrema fragilidad”.

Oportunidad perdida: La economía internacional creó grandes oportunidades por los precios de las materias primas: gas, minerales. Pero no se supo aprovechar esta oportunidad en la mejora de la capacidad productiva y mejorar las perspectivas futuras de la economía. “Nos dedicamos excesivamente al cambio institucional, político disminuyendo la gobernabilidad y capacidad de gestión.

  • La economía depende cada vez más de la exportación de materias primas, pero esa dependencia es mayor que hace diez años.
  • Si se compara el nivel de producción de gas natural de este año de 41,75MM m3/d, no es diferente a la producción del año 2008, de 39,77MM m3/d.
  • Expertos recién aparecidos coinciden con nuestros adelantos acerca del déficit de gas natural, que ahora pone en serio riesgo el proyecto del Mutún. Ahora se habla incluso de reformular el proyecto, previa expulsión de Jindal.
  • Existen algunos signos de estancamiento de los sectores exportadores que no crecen como se esperaba. Que el PIB crezca se debe a que el consumo de la sociedad se está expandiendo y se nota en el fuerte crecimiento de bienes de consumo, sobre todo alimentos.
  • Hay una gran “volatilidad del sector fiscal debido a que el superávit está ligado al precio de las materias primas”.
  • La inflación se resiste a bajar pero es moderada.

Críticas al crédito: El crédito tiene un desarrollo considerable, aunque la mayor parte de la cartera no va a los sectores productivos.

  • Lo que dinamiza la economía es el crecimiento del consumo, la construcción, el comercio, en suma los no transables,.
  • En general se pueden ver datos macroeconómicos que muestran cierta fuerza, solidez de la economía, pero cuando se analiza los temas sectoriales, los sectores de la producción no tienen crecimiento.

Todas estas críticas son ignoradas por el ministro Luís Arce Catacora, que sigue jugando con las cifras y negando que el país está en crisis.

 

Comments are closed.