Desde las declaraciones del presidente Evo Morales a la Televisión Iraní, sobre lo inevitable de la reducción del subsidio, el tema ha vuelto a preocupara a los bolivianos. Ahora la más reciente edición de Desarrollo y Finanzas del Fondo Monetario Internacional (IMF) sugiere como se debe reducir los subsidios, que según el EIA sumaron US$ 1.500 MM en los últimos 5 años (ver siglo21 N1238).

El costo fiscal: El argumento del FMI es que el costo representa una amenaza fiscal para muchos países. Bolivia estaría entre los países donde el costo es más alto, más de 3% del PIB comparable sólo con los países productores de petróleo.

Los más afectados: A nivel internacional, los subsidios en los países más ricos consisten en reducciones en sus impuestos sobre carburantes para contrarrestar alzas en el precio internacional del petróleo. En los países más pobres los subsidios son más costosos pues consisten en reducir el precio de los carburantes, pagando la diferencia con dinero del Estado, tal como lo hace Bolivia.

A nivel nacional, los subsidios benefician más a los más ricos, según el FMI en los países más pobres de África, en 2010 el 80% de los beneficios de los subsidios a la gasolina fueron aprovechados por el 40% más rico de la población. Sin embargo, eliminar los subsidios tiene un enorme efecto sobre el gasto de los más pobres.

Peligros del subsidio: El presidente Morales no necesita que el FMI le explique los peligros políticos de eliminar los subsidios. Entre los peligros de mantener los subsidios está la ineficiencia en el consumo que lleva incluso a mayores niveles de contaminación, y dos efectos que los bolivianos conocemos bien, el contrabando y la escasez de combustible para el mercado local.

¿Por qué continúa el subsidio?: El Fondo cita dos factores, la falta de credibilidad de las reformas, es decir que la población no cree que el dinero que ahorre el Estado será usado de una manera más eficiente, y en segundo lugar por el efecto que su eliminación podría tener sobre los pobladores más pobres.

Las lecciones aprendidas: según el Fondo, entre las tácticas que funcionan para lograr eliminar los subsidios está la creación de una campaña que publicite los sectores donde se usaran los recursos que el Estado ahorrará al abandonar el subsidio (educación, salud e infraestructura).

La transparencia en cuanto a la verdadera magnitud del subsidio es importante y ha probado ser una herramienta importante en países como Ghana, Indonesia y Jordania. Irán, está aumentando el precio del combustible (desde fines de 2010) y ha acompañado el proceso con entregas de efectivo a las familias más afectadas. También han iniciado programas de apoyo para que los sectores que consumen grandes cantidades de energía hagan eficiencias a través de nueva tecnología.

Cuando hay una red de seguridad para los más pobres, las reformas pueden lidiar mejor con este tema y mantener una mayor eficiencia fiscal. En países que no cuentan con estas redes de seguridad el fondo sugiere reformas graduales.

Advertencias del FMI: si bien el Fondo recomienda la liberalización total de los precios, advierten contra sistemas automatizados directos de transferencia de costos como los de Chile, Turquía y Sud África. La recomendación es un sistema que ponga algún tipo de protección contra alzas repentinas en el precio internacional del petróleo, pero que tienda a nivelar el precio en el mediano plazo.

 

Comments are closed.