El último día de junio, Argentina compró 21,19MM m3 de gas natural licuado (GNL) en sus estaciones de Bahía Blanca (13,1MM) y Escobar (8,18MM), mientras que sólo compró 7,16MM m3 de Bolivia.

Precios parecidos: YPFB informó en el país que en este flamante tercer trimestre, Argentina pagará por el gas boliviano US$ 10,2/MM Btu. Y Enarsa informó que Argentina paga US$ 10,5/MM Btu por el GNL.

La diferencia de los dos precios es mínima, pero la tendencia del precio del GNL es a la baja, según dice el informe del EIA de EEUU. La oferta de GNL supera la demanda, pues incluso EEUU está en preparativos para exportar.

Proyecto boliviano: En los inverosímiles proyectos del gobierno boliviano también se incluye la instalación de una multimillonaria planta de licuado del gas natural, para enviarlo a los pequeños mercados de Paraguay y Uruguay, y eventualmente a otros destinos. Es decir que Bolivia también entraría en la competencia para vender GNL, contribuyendo a la tendencia bajista en su precio.

En este caso el proyecto es inverosímil dado que la demanda no cubierta en este momento, más la demanda contenida y la demanda programada, de gas natural en Bolivia (Mutún, termoeléctricas, urea, GTL) podría absorber cerca de 20MM m3/d, sin contar el proyecto GNL.

Esa demanda, sumada a los adicionales 20MM m3/d comprometidos a Argentina y los 2MM m3/d que hay que reponer en algún momento a Cuiabá después de haber incumplido ese contrato, requerirá que Bolivia produzca por lo menos 100MM m3/d.

Las optimistas proyecciones de incremento de la producción de los actuales 63,16MM m3/d, hablan hasta ahora solamente de subirlos a 72MM m3/d, asumiendo que Repsol cumpla su ofrecimiento de elevar la producción de Margarita de 3MM a 9MM con un chasquido de dedos. Faltaría que las desesperadas gestiones que cumplió el presidente a.i. de YPFB, Carlos Villegas, por atraer a otros inversionistas tengan algún éxito.

Cifras argentinas: En lo peor del invierno, la demanda domiciliaria puede alcanzar 90MM m3/d. Pero la demanda total llega a 170MM m3/día, pues otros sectores consumen normalmente 80MM m3/día -48MM para la industria, cerca de 25MM para la generación de energía térmica y 7MM para vehículos-. La oferta está limitada a 130MM m3/día (102MM de producción propia, además de 21MM de GNL importado por barcos y 7MM de Bolivia).

El informe de “Valor Económico” de Brasil, del periodista Daniel Rittner, traducido en el anterior párrafo, dice que en esta época de crisis, Argentina tuvo que cortar el suministro de gas a 300 industrias, cuando el consumo industrial está creciendo en 12% anual.

Grave crisis: El artículo añade que empresas mineras, siderúrgicas, petroquímicas y ensambladoras fueron afectadas. Hasta el 30 de junio las empresas recibieron sólo 40% del gas solicitado. Las usinas térmicas que funcionan con gas tuvieron la provisión comprometida. Muchas operan también con diesel lo que les permite continuar, pero dependiendo de importaciones.

El año pasado, por primera vez en dos décadas, el país perdió la autosuficiencia energética. Analistas calculan que el déficit de energía puede llegar a US$ 3.000MM en 2011, reduciendo el superávit comercial.

 

Comments are closed.