El más reciente World Economic Outlook del Fondo Monetario Internacional (FMI), fue presentado a fines de septiembre y contiene alguna información relevante para el desarrollo de los paise de la región.

Según el FMI, las economías en las que los alimentos representan una mayor proporción del gasto de las familias, es decir los países en desarrollo, los efectos del alto precio de los alimentos, sumado a la crisis económica, tendrá efectos más fuertes durante esta crisis que durante la crisis de 2008-2009. Esto podría poner en aprietos a las economías que tengan un Banco Central poco confiable.

Olivier Blanchard, consejero económico del FMI, presentó el nuevo documento que contiene cifras y recomendaciones diferentes a las presentadas en julio, dice que “las economías de mercados emergentes en gran medida han sido inmunes a estos sucesos desfavorables. Han tenido que lidiar con flujos de capital volátiles, pero en general han continuado sustentando un crecimiento elevado. De hecho, algunas están cercanas a una situación de sobrecalentamiento”.

Las economías de América Latina, al igual que el resto de las economías en desarrollo, han tenido que enfrentar mayor volatilidad en los mercados de capital y una creciente aversión al riesgo a nivel mundial, sin embargo, esto ha tenido un efecto limitado en la región.

Las debilidades regionales: La alta exposición del al región a las actividades de bancos españoles podrían tener consecuencias en toda América latina, pero se espera que este efecto no se mayor. Los efectos de una reducción en el ritmo de crecimiento de EEUU, podría tener un efecto más fuerte sobre todo en la región de Centroamérica y el Caribe, dada la alta exposición económica y la dependencia de remesas de algunos de estos países. Asia y en especial China podría ser otro factor de gran influencia debido a la fuerte dependencia regional de las exportaciones de materias primas cuyo principal comprador es ahora China.

Proyecciones de crecimiento:
La región en su conjunto crecerá en 4,5% en 2011 y 4% en 2012. La desaceleración en el crecimiento económico de América Latina, se verá como resultado de una menor demanda interna, bajo los efectos de políticas macroeconómicas algo más estrictas. La reducción en el consumo global también tendrá un efecto notorio.

Bolivia crecería en 5% este año para pasara 4,5% en 2012, lo que significa que el país se mantiene por encima del promedio de Sur América (4,9%) este año y también por encima del promedio (4,1%) en 2012.

Los líderes del crecimiento regional para este año serían Argentina, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, todos ellos con crecimiento mayor a 6%.

Inflación:
Los precios en la región aumentarán en 7,9% en la región durante 2011, para llegar a sólo 7,0% en 2012. Los países con mayor inflación de la región este año serán Venezuela 25,8%, Argentina 11,5% y Bolivia cuya inflación según el FMI sería de 9,8%. Sólo, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, Uruguay, mantendrán la inflación por debajo de las predicciones oficiales.

 

Comments are closed.