Las cooperativas mineras son las únicas que sacaron algún beneficio de las elecciones de este fin de semana.

Unos días antes de las elecciones, los dirigentes de las cooperativas mineras consiguieron que se las libere del pago del IVA.

Si se hubieran atrasado unos días y dejaban pasar las elecciones, quizá el gobierno no les hubiera hecho esa concesión.

Por el apuro, el gobierno dispuso que las cooperativas mineras vendan oro al Banco Central sin pagar impuestos.

El error del gobierno al conceder esta ventaja a las cooperativas mineras tiene repercusiones no previstas.

Las cooperativas dedicadas al sector eléctrico en el país fueron las primeras en pedir que se les conceda un tratamiento similar: es decir que se las libere del pago de impuestos.

Si el gobierno libera del pago de impuestos a unas cooperativas, ¿por qué razón tendría que negar esa ventaja a otras cooperativas?

Esta reacción de las cooperativas apenas comienza. Porque ahora se prevé que hagan lo mismo todas las demás, comenzando por las telefónicas.

La situación es todavía peor. El gobierno no ha calculado que al renunciar al IVA de las cooperativas mineras está perdiendo una posibilidad de reducir el abultado déficit fiscal.

Además, la proyectada reforma del código minero tendrá que incorporar estas últimas decisiones del gobierno y convertirlas en leyes.

 

Comments are closed.