El experto Alberto Bonadona calcula que el gobierno nacional recibirá US$ 500MM de la legalización de los autos chutos.

Por lo tanto, con esta recaudación se cubre la mitad del déficit fiscal de este año.

Dice el gobierno que un “mal cálculo” lo llevó a tomar la medida, pues no creía que los autos ilegales fueran más de 100.000.

Este “mal cálculo” podría llevar a que este año el déficit fiscal, estimado en US$ 1.000MM, desaparezca y tengamos un superávit.

El superávit previsible tendría también el aporte de los ingresos extraordinarios por concepto de exportación de minerales.

Aunque los expertos del Financial Times de Londres han comenzado a observar en el mercado de las materias primas algunos movimientos que podrían presagiar un descenso de los precios, la economía boliviana se beneficia todavía con las excelentes cotizaciones.

Es decir que, como dice Bonadona, los errores del gobierno y su buena suerte estarían disminuyendo el déficit fiscal.

Otra cosa es la balanza comercial. Aquí se está observando que el ingreso de montos extraordinarios por las actividades legales, sumados a los montos inconmensurables de los ingresos del sector ilegal, están provocando un peligroso incremento de las importaciones.

Si se consideran los 128.059 autos chutos legalizados ahora, las importaciones del país entre enero y mayo superaron en 40% a las de igual lapso del año 2008, considerado el año de mayor crecimiento de las compras.

Hacia el futuro la duda mayor está en el precio de las materias primas. Eso afectaría a la capacidad adquisitiva del sector minero, pero el sector ilegal mantendría su ritmo de ingreso, mientras que para el año 2012 quizá el gobierno no pueda contar con los recursos de una nueva amnistía, salvo que se decida dictar otra más “por única vez”, como hicieron anteriores gobiernos.

 

Comments are closed.