El gobierno boliviano aspira a que las elecciones de jueces por el voto popular sea una idea original que otros países terminen por copiar, tarde o temprano.

Sólo consumo interno:
Pero las observaciones que hacen los opositores, los periodistas e incluso observadores internacionales, como los de la OEA muestran que el modelo no es de exportación.

También se dice que la idea en sí misma era buena, pero que al ir aplicándola surgieron los defectos que la desacreditan.

Sí, pero no: Dice el reglamento que ninguna persona que haya sido candidato por parte de algún partido en elecciones pasadas podría aspirar a ser juez.

Pero los aspirantes que alguna vez fueron candidatos del partido de gobierno han dicho que ellos no fueron candidatos, sino “invitados” a ser candidatos. La comisión parlamentaria calificadora de los aspirantes, dominada por el MAS, dio como válido ese argumento.

No hay militantes: Dice el reglamento también que los militantes de partidos políticos no pueden llegar a ser jueces, pero los aspirantes que vienen del MAS dicen que no son militantes. Y muestran el certificado de que es así, otorgado por la autoridad electoral, que fue designada por el MAS. Averiguadas las cosas, el MAS no tiene listas de sus militantes, debido a que compró la sigla de un falangista beniano ya fallecido.

En Tarija se dio el caso de un periodista que levantó cargos contra un aspirante a juez, quien lo amenazó con llevarlo a la cárcel. El periodista respondió que las sanciones se aplican contra quienes desprestigian a los candidatos, pero que en ese momento el aludido todavía no lo era. Es decir que la ley prohíbe hablar bien o mal de un candidato, pero no prohíbe hacer lo mismo por uno que es por el momento aspirante a candidato.

Periodistas y periodistas: El periodista Antonio Vargas, fiscal de la Asociación de Periodistas de La Paz, es el que con más coherencia menciona las críticas del gremio a este proceso electoral.

Pero la semana pasada fue aludido por el ministro de Comunicación, Iván Canelas, quien dijo que Vargas nunca fue periodista, en tanto que él sí lo fue durante mucho tiempo. Aunque luego, hablando sobre el viaje que iba a hacer el presidente Morales a Jujuy para ver el partido de Bolivia contra Costa Rica dijo una frase que pone en duda que este señor haya sido periodista alguna vez.

Verbo querer, ministro: Dijo Canelas que los que se oponían al viaje del presidente “seguramente quedrán que gane Costa Rica”. Hace dos meses, este ministro había dado otra demostración de que o no es periodista o no sabe hablar castellano, cuando dijo: “que hagan sus proyectos de ley los periodistas y luego no los envíen”.

Cárcel para críticos: Aparte de estas riñas de periodistas, la semana pasada el proceso electoral fue manchado con el anuncio del MNR de que propiciará el voto nulo, a lo que respondió el gobierno diciendo que hacer eso tiene pena de tres años de cárcel.

No, será muy difícil que algún otro país decida seguir los pasos de Bolivia, en este tema por lo menos.

 

Comments are closed.