En lugar de elegir jueces, como quería el gobierno, los bolivianos decidieron este fin de semana expresar su rotundo disgusto con el presidente Morales.

Tendencias internas: El resultado viene a favorecer a una de las tendencias internas del gobierno y podría provocar importantes cambios.

No se descarta que en los primeros días de esta semana se produzcan cambios en el gabinete de ministros.

El viraje que estaba dando el gobierno también podría ser afectado, dicen los miembros del sector que creen haber sido beneficiado con el rechazo de la elección.

La idea de tener un poder judicial compuesto por amigos del gobierno era el paso que faltaba para que el “proceso de cambio” abarque a todos los Poderes del Estado.

Los masistas críticos dicen que es inútil avanzar en el control de nuevos poderes si el manejo del Ejecutivo y del Legislativo está lleno de deficiencias y desencuentros.

Re-reelección en peligro: Lo curioso es que todo el espectáculo electoral fue montado para elegir a los miembros del Tribunal Constitucional que deberán permitir que Morales se presente a la re-reelección en el año 2014.

Con el nivel de rechazo que permitió medir la elección, el presidente Morales no sería reelegido, aunque podría beneficiarse con una eventual dispersión del voto opositor.

Pero la tasa de rechazo al gobierno muestra una tendencia creciente, incluso en ciudades de la columna vertebral del masismo, como El Alto, Oruro y Potosí.

Cambio de ministros: Este resultado tendrá impredecibles consecuencias en el equilibrio de fuerzas que se da dentro del gobierno, comenzando por un probable cambio en el gabinete de ministros.

Los primeros resultados de la elección general de este fin de semana estaban confirmando lo que los bolivianos sabían: que los votos nulos iban a alcanzar porcentajes jamás vistos.

Resultado incierto: La actitud de obediencia cívica que tienen los bolivianos ante todas las elecciones quedó defraudada este fin de semana por el incierto resultado de la votación para renovar el poder judicial.

La ansiedad con que los medios de comunicación nacionales y extranjeros esperaron los resultados fue más defraudada todavía, porque las cifras finales no serán conocidas.

Propósito buscado: Peor todavía; el beneficio que produzca esta elección a la justicia boliviana tampoco se verá a corto ni a mediano plazo.

Cuando los jueces que hayan sido elegidos en esta votación sui generis lleguen a ocupar sus cargos, comprobarán que los actuales jueces les dejaron 10.000 casos sin resolver.

Lo curioso de todo esto es que los actuales jueces fueron designados por el presidente Morales y los que vendrán como resultado de la votación de este fin de semana fueron seleccionados por los parlamentarios del presidente Morales.

Debate interno: La noche del domingo, miembros del gobierno estaban debatiendo sobre los resultados, pero sobre todo estaban buscando a los responsables de este traspié electoral.

El presidente estaba convencido de que la sola participación de los electores iba a ser suficiente para confirmar el apoyo a su gobierno. Eso le habían dicho sus asesores, pero ahora no tienen explicaciones.

 

Comments are closed.