Con el presidente Morales ocupado en temas de la coca de Bolivia y Perú, su gabinete de ministros encara la crisis económica con medidas que no parecen bien coordinadas.

Máquinas irresponsables: Ante la crisis energética, el ministro José Luís Gutiérrez dijo que él podría dar garantías de que no fallará la provisión de electricidad, “pero a veces son las máquinas las que no dan garantías”.

Además de esa increíble afirmación, el ministro dijo que ahora el gobierno se propone instalar dos nuevas plantas termoeléctricas para encarar los momentos de alta demanda. Pero pareció no estar consciente del difícil equilibrio entre producción y demanda del gas.

Azúcar retenida: La ministra Teresa Morales dice haber comprobado que los ingenios azucareros ya no tienen espacio para seguir almacenando el producto, pero mantiene el criterio de que las exportaciones no pueden ser autorizadas. En cambio ha autorizado la exportación de caña de azúcar de Bermejo al ingenio argentino El Tabacal, por 600.000 T. La operación es de interés de importantes dirigentes masistas de Bermejo.

Con EEUU: El gobierno admitió la semana pasada que las exportaciones de textiles han caído hasta en 90%. El canciller David Choquehuanca, consultado sobre la posibilidad de que se restablezca el acuerdo con EEUU para el ATPDEA, se limitó a decir que Bolivia no necesita de la ayuda de ese país para erradicar cocales y combatir al narcotráfico. Como se sabe, EEUU exige que el gobierno cumpla sus compromisos de erradicación y de combate al narcotráfico para reanudar los programas de ayuda.

Este panorama se enrareció aún más con la noticia de que los oficiales de UMOPAR tienen demasiados accidentes cuando cumplen sus funciones, o son expulsados de algunas nuevas áreas de cultivo de coca.

Nuevas empresas: Un estudio hecho sobre las nuevas empresas estatales, como Cartonbol, Papelbol y Lácteosbol estableció que están en quiebra técnica. Cartonbol tiene un contrato para proveer del producto a una empresa cervecera, que es una especie de pacto del silencio respecto de deudas tributarias. Papelbol todavía no ha comenzado a operar a pesar de que los equipos llegaron hace tres años y están en riesgo de herrumbrarse en el Chapare, en un lugar donde no hay energía ni caminos y, lo peor, no hay materia prima para que opere.

Cerro problemático: El ministro de Minería, José Pimentel, fue señalado la semana pasada de ser el responsable de que el Cerro Rico hubiera tenido un nuevo derrumbe en su estructura central. El gobierno no sabe cómo enfrentar el problema, pues cuando propone se suspenda la explotación del cerro para evitar que se caiga, las cooperativas se niegan a obedecer.

Rebelión abierta: Seis provincias cruceñas y una beniana han tenido la semana pasada unas curiosas rebeliones, cuando los dueños de vehículos importados de contrabando dijeron que no podían pagar la tasa de legalización, porque es muy cara.

Esto, sumado a que la nueva oficina a cargo de las cédulas de identidad y de las licencias de conducir no ha resuelto nada, crea una sensación de vacío de autoridad y de poder en todo el territorio.

 

Comments are closed.