La Organización de Naciones Unidas (ONU) dice que el mundo cumplirá con el primero de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODG) que consiste en reducir la pobreza a la mitad entre 1990 y 2015. El Objetivo, consiste en reducir la cantidad de personas que viven con ingresos menores a US$ 1 al día, que según la ONU será sólo 15% de la población mundial en 2015, lo que rebasa la meta que era 23%.

La población mundial que vive bajo la línea de “pobreza extrema”, de US$1,25 caerá en número y se espera que sean 900 MM en 2015. Un reciente informe dice que esto se logrará en gran parte por el crecimiento que se dio en los países en desarrollo.

Hambre: En términos relativos, en los países en desarrollo la población que sufre de hambre no tuvo variación entre 2005 y 2007 y permaneció en 16%. Para la ONU, esto y la reciente crisis económica y el alza de precios de los alimentos hacen que la meta de reducir el número de personas mal alimentadas a la mitad sea difícil de alcanzar, al menos en algunas regiones.

Para el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, que el hambre continúe a pesar de la reducción de la pobreza es un tema de preocupación. Y no es el único que encuentre un problema con esta disparidad.

Esta semana la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, dijo que hay problemas con la clasificación de la pobreza a nivel de las instituciones internacionales. “Creemos necesario repensar la categoría de ‘ingreso medio’ –en la que se clasifica a la mayoría de los países de América Latina– como criterio para la asignación de Asistencia Oficial para el Desarrollo” dijo Bárcena en una reunión en ginebra.

En junio Bolivia pasó oficialmente de ser un país pobre a ser un país de ingreso medio según la clasificación de la ONU. Esto fue considerado como un triunfo en el país y se le dio poca importancia a los problemas de financiamiento para el desarrollo que esto implica.

Bárcena, la máxima representante de la CEPAL llamó a aumentar la Asistencia Oficial al Desarrollo dirigida a América Latina, dado que 90% de los latinoamericanos en situación de pobreza viven en países considerados de ingreso medio, y no pobres.

“El concepto de ‘ingreso medio’ esconde grandes disparidades en la situación económica y social de los países de América Latina”, enfatizó Bárcena.

El caso de Bolivia:
podría ayudar a explicar este punto de vista ya que el país no cuenta con cifras recientes de los factores en los que se mide la pobreza multidimensional, como la vivienda, el acceso al agua potable y al saneamiento, y la educación (el INE ya no realiza la encuesta sobre pobreza). El estatus del país ha cambiado gracias a la división del PIB entre el número de pobladores.

El tema de la desigualdad:
es un factor importante en la definición de la pobreza, sobre todo en América Latina que es, según cifras del FMI, la región con mayor desigualdad del planeta. Recientemente, un periódico chileno dijo que según cifras de la CEPAL y la OIT, “La disparidad social está cruzada por el hecho de que las siete familias más ricas del país (Chile) poseen un patrimonio conjunto de US$ 75.000 MM, tres veces el PIB de Bolivia”.

 

Comments are closed.