El presidente Morales ni siquiera aludió a su intención de ser candidato a la re-reelección en 2014, en su discurso del 6 de agosto en Oruro.

Aliado-opositor: Las encuestas lo muestran con muchas posibilidades de éxito, sobre todo si la oposición va dividida, como parece seguro desde ahora, asumiendo que Juan del Granado sea, de veras, opositor.

El exalcalde de La Paz anunció su candidatura el 1 de agosto, pocas horas antes de que el presidente Morales recibiera la proclamación que estaba esperando de una reunión nacional de su partido realizada en Sucre.

Candidato único: Una encuesta realizada por el diario “Página Siete” mostró hace tres meses que la única posibilidad que tenía la oposición de evitar que el MAS tenga mayoría cómoda en el senado después de las elecciones de 2014 sería llevar una candidatura concertada. Y dependería también de ello que se pueda lograr una segunda vuelta, posible sólo si la diferencia del primero con el segundo no supera los diez puntos porcentuales.

Del Granado en duda: Sobre las reales intenciones de Del Granado hay más de una duda. La primera es de si ha dejado de ser un aliado del MAS. La segunda duda pregunta si este prematuro candidato no está poniendo sus cartas para una eventual negociación.

Él dijo en el momento de anunciar su candidatura que su partido se propone frenar “al MAS y a la derecha”. Aquí se nota que, por lo menos en esto, su partido no se ha alejado del MAS, pues comienza por calificar “de derecha” a todos los que critican al actual gobierno.

Paz Zamora amigo: El presidente Morales eligió bien sus palabras en la segunda parte de su mensaje, y evitó hacer alusiones a la oposición. Lo único que hizo respecto de otras fuerzas políticas fue saludar con mucho afecto al expresidente Jaime Paz Zamora, que se presentó en la alcaldía de Oruro para asistir a la ceremonia.

Alcaldía de Tarija: En Tarija crece la sospecha de que hay un acuerdo entre el MAS y la fracción del MIR que sigue leal a Paz Zamora. Sabe el presidente que Tarija es uno de los departamentos donde más alto es el porcentaje de los votos negativos hacia su postulación. Y quizá sospecha que aliándose con Paz Zamora llegaría a recuperar terreno en ese electorado.

El hijo de Jaime: El espacio estaría disponible, porque el presidente Morales no ha decidido todavía quién será su compañero de fórmula, asumiendo que no lo sea el actual vicepresidente. En esto, Rodrigo Paz Pereira, hijo de Paz Zamora, podría servir. Para ello sería necesario que el pazzamorismo pruebe su lealtad con el MAS en la eventual –e inminente– destitución del alcalde tarijeño, Oscar Montes, un mirista de la primera hora. La cabeza de Montes sería la ofrenda que convencería a Morales de la conveniencia de esta alianza.

El expresidente Paz Zamora se ha jubilado muy temprano de la política y ahora está reconociendo que tiene muchas similitudes con Morales, más que con ningún otro político vigente. Para quienes viven de la política, un eclipse tan largo como el que les anuncia el masismo es demasiado largo.

 

Comments are closed.