La Comisión Económica para América Latina (CEPAL), organiza esta semana una reunión en Santiago, Chile, en la que se busca definir estrategias para lograr disminuir los índices de desigualdad en la región.

El objetivo del seminario será examinar los contornos de una nueva arquitectura estatal para el desarrollo, en seguimiento de la publicación de la CEPAL La hora de la igualdad: brechas por cerrar, caminos por abrir.

El documento Plantea la democracia como un “orden colectivo y como imaginario global compartido, clama por una mayor igualdad de oportunidades y derechos”. Esto supone ampliar la participación pública a sectores marginados de la sociedad. También avanzar en la efectiva titularidad de derechos económicos, sociales y culturales.

Igualdad en la región: Según Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, “Esto también significa avanzar hacia una mayor igualdad en materia de acceso, sobre todo en campos como la educación, la salud, el empleo, la vivienda, los servicios básicos, la calidad ambiental y la seguridad social”.

El documento de la CEPAL plantea que los Estados de bienestar más avanzados del mundo muestran precisamente ese “complemento entre igualdad, protección social, solidaridad instituida y disposición positiva de los agentes”. Las cifras sobre igualdad en la región que presentan son preocupantes. Brasil y Argentina son los países donde la desigualdad se hace más fuerte. Sin embargo, según cifras que sólo alcanzan a 2006 Bolivia es el país en el que la desigualdad aumentó en mayor escala, 55% entre 1990 y 2006, Argentina es el segundo peor con un aumento en la desigualdad del 19%. Mientras todos los demás países de la región lograron disminuir la diferencia entre las regiones más pobres y las más ricas.

Desnutrición:
La CEPAL plantea la desnutrición infantil crónica como un buen indicador o variable para estimar las diferencias entre las regiones más ricas y las más pobres dentro de los países de América Latina. Esto porque para que se presente, generalmente “tienden a concurrir una serie de privaciones que la potencian”, como baja educación en la familia, ingresos acotados, falta de acceso a amplias redes sociales y deficiente atención sanitaria. Las mayores disparidades se encuentran en el Perú, la prevalencia de la desnutrición global es casi 9 veces mayor entre los niños de Huancavelica que entre los de Tacna, mientras que en Honduras la diferencia entre las zonas de mayor y menor prevalencia es de 35 puntos. Asimismo, mientras que en Guatemala casi el 75% de los menores de la zona norte del país tienen un bajo peso para su edad, en la zona metropolitana se ve afectado el 41%, y en Bolivia, Santa Cruz tiene una prevalencia del 17,7%, en tanto que en Potosí afecta a la mitad de los menores de 5 años.

Investigación: Uno de los temas importantes a ser considerado por la CEPAL es el de la inversión en investigación y desarrollo, “ni siquiera los países más avanzados de la región han logrado alcanzar el nivel de los países europeos, los Estados Unidos o el Japón, donde esta se sitúa entre el 2% y el 3,6% del PIB”.

En muchos países de América Latina, el gasto en investigación y desarrollo no supera el 0,5% del PIB: Colombia (0,18%), Costa Rica (0,41%), Bolivia(0,28%), Panamá(0,25%), Venezuela y el Uruguay(0,36%), en Argentina y México está muy cerca de ese valor y en unos pocos (Brasil y Chile) lo sobrepasa ampliamente. Brasil representa una excepción en el panorama regional, pues sus gastos de investigación y desarrollo aumentaron desde fines de los años noventa y llegaron a situarse en torno al 1% del PIB, lo que lo convierte en el líder de la región en este rubro.

 

Comments are closed.