Las encuestas sobre la popularidad del gobierno están mostrando que la aprobación está por debajo de 50%, aunque con calificaciones en ascenso respecto de febrero.

Las empresas Captura Consulting e Ipsos han hecho conocer las cifras de encuestas de julio, en que el rechazo al gobierno es mayor a 55%.

La primera empresa muestra que ese porcentaje de rechazo se da, en promedio, en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz. El rechazo de los alteños es de 51%, mientras que el de los paceños es de 52%, que son los menores.

Ipsos da al presidente una popularidad de 48%, muy por encima del 23% al que había caído en febrero y marzo, como consecuencia del frustrado intento de aplicar un gasolinazo.

Aparte de las encuestas, se observa ahora que el gobierno está beneficiándose con el efecto de los altos ingresos por las exportaciones de minerales y por la cantidad de dinero que ingresa por el narcotráfico.

La inflación, medida al mes de julio, ha llegado hasta 4,82%, pero el presidente del Banco Central, Marcelo Zabalaga, ha dicho que el gobierno está seguro de que hasta diciembre la variación de precios no pasará de 6%.

Las encuestas todavía no han detectado el efecto del caso de la carretera por el parque nacional Isiboro-Sécure que el gobierno quiere construir de todos modos a pesar de las críticas que abarcan a todo el país.

El control de los medios de comunicación está provocando una distorsión que el gobierno no puede advertir.

Los espacios para recibir las opiniones de la gente o han desaparecido o han adoptado tal cantidad de medidas de prevención que ahora no sirven como referentes.

La oposición está apostando a que en las elecciones de octubre se presente un margen de voto nulo muy alto y que eso permita decir que el rechazo al gobierno está por encima de 70%.

 

Comments are closed.