La proximidad de una elección y la inminente llegada de una marcha de indígenas no son propicios para la toma de decisiones de política económica, como se pudo observar en el gobierno.

Bono de compensación:
El anuncio y el pago consiguiente de un bono de Bs 1.000 a los empleados públicos unos días antes de las elecciones del 16 de octubre se hizo a pesar de que el ministro de Economía, Luís Arce Catacora, acababa de decir que el déficit fiscal impedía cualquier incremento del gasto.

La explicación que dio el gobierno fue que el mencionado bono había sido pagado el año pasado por la misma época. Los empleados públicos dejaron deslizar la versión de que se les estaba compensando por los aportes obligatorios que debieron hacer para las elecciones.

Descubrimiento oportuno: Después de la llegada de la marcha a La Paz, que congregó a un millón de emocionados paceños, en una actitud crítica del gobierno, surgió la idea de anunciar que la empresa Petroandina había detectado la existencia de petróleo en el norte del departamento.

El anuncio fue poco convincente, porque mencionó volúmenes: 50MM de barriles de petróleo y 1 TCF de gas natural, que habrían sido detectados por medio de trabajos de prospección e interpretación geológica y sísmica.

Ningún geólogo serio podría dar cifras sobre contenidos de un presunto campo detectado sólo mediante prospección sísmica. Pero si se trata del 20 de octubre, aniversario de la fundación de La Paz, y al día siguiente de la llegada de los marchistas, todo puede ser.

Anuncio peligroso: Mientras se daban estas noticias tan optimistas, un funcionario de YPFB revelaba que el próximo año se aplicará en el país un sistema único en el mundo para controlar la venta de combustibles subvencionados.

Cada vehículo sería dotado de un chip que lo identifique, que revele qué tipo de combustible consume y con qué frecuencia, a fin de detectar irregularidades.

Aparte de ser inverosímil, este anuncio despertó la susceptibilidad de los transportistas. Ellos creen que se avecina un verdadero e inevitable gasolinazo.

Este temor de los transportistas podría generar un incremento anticipado de las tarifas y los precios, como ocurre generalmente.

El disparo de la inflación, cuando la tasa ya es la tercera de América latina, vendría a empeorar las cosas.

Argentina potencia gasífera: Pero hay noticias más preocupantes todavía. Según Daniel Camerón, secretario de Energía de Argentina, ese país podría prescindir del gas boliviano dentro de cinco años.

Una crónica del diario Página 12 dice, en efecto, que la explotación del gas del gigantesco yacimiento de lutitas de la zona de Neuquén (240 TCF), permitiría un fuerte aumento de la producción de gas en ese país, de tal manera que cubriría toda la demanda interna y podría incluso retomar las exportaciones.

Medidas urgentes: Desde Brasil, entretanto, se informaba que Petrobrás se propone instalar plantas de licuado del gas natural en sus plataformas de explotación de los yacimientos pre-sal.

La política económica tendría que ser meditada con mucho cuidado por el gobierno. La crisis ha llegado.

 

Comments are closed.