El periodista José Pomacusi cree que todo el escándalo que está haciendo el gobierno por el caso de las palabras despectivas que usó el presidente Morales para los “cambas” se debe a que las encuestas lo muestran estancado con un techo de 40%.

Voto negativo: Y que el voto negativo que tiene el presidente está en 50%, y subiendo. Es la casilla de las encuestas que pregunta ¿Por quién usted no votaría jamás?

Es decir que en este momento, cuando la campaña está muy avanzada y los expertos en encuestas están revisando todas las cifras y todas las regiones, el presidente no puede darse el lujo, si quiere ser candidato otra vez, de renunciar a los votos de los “cambas”.

Cambas despreciados: En otras circunstancias, sin estas encuestas, los titulares de los diarios paceños o los informes de la agencia ANF no le hubieran hecho mella al presidente y sus ayudantes.

Ha demorado un poco este momento del desencanto de los electores, pero ha llegado. Otros presidentes llegan a niveles tan bajos de popularidad mucho antes de haber estado seis años en el gobierno.

Consejos difíciles: Lo que le han dicho sus asesores al presidente es que tenga cuidado con las cosas que dice. Le han propuesto sesiones de revisión de los temas que se propone tocar en cada uno de sus discursos de esta campaña adelantada.

Él no acepta la idea de repasar los temas con esos “expertos”, pero poco a poco le han ido convenciendo de la necesidad de no lanzar exabruptos referidos a regiones del país, porque, al fin y al cabo, está de candidato.

Tema conflictivo: Un tema que el presidente no quiere revisar por ningún motivo es su empecinamiento en la construcción de la carretera por el TIPNIS.

La semana pasada, un reportaje de El Deber de Santa Cruz reveló que los hijos de los cocaleros del Chapare están reclamando el derecho a tener sus propios “catos” de coca, porque han crecido y han hecho familias.

Carretera subterránea: Así se explica la decisión tan férrea de romper el espinazo del parque con una carretera que los indígenas no quieren y que los bolivianos han decidido repudiarla con diferentes manifestaciones. El presidente Morales ha llegado a mencionar la inverosímil posibilidad de construir una carretera subterránea. Otra ocurrencia que tiene como destino el ya voluminoso libro de las “Evadas”.

El tema TIPNIS, dicen los asesores del presidente, le está haciendo mucho daño a él y a su partido. Su popularidad se ha derrumbado incluso en regiones que le eran muy leales.

Un adivino: A tal punto ha caído la popularidad que un “vidente” entrevistado por Eduardo Pérez en FIDES Tv ha dicho que Morales podría perder en las elecciones del 2014 ante un candidato de unidad de la oposición. Ese análisis hubiera parecido un absurdo hace un año, pero ahora ha sido lanzado con toda seriedad.

Lo malo para el candidato es que la economía está haciendo agua.

 

Comments are closed.