Los mercados de commodities en los que se compra y vende materias primas han estado experimentando alzas en los precios desde fines de los 1990 algo que se ha llamado súper ciclo y que parece estar llegando a su fin.

Cómo nace un súper ciclo: Desde el punto de vista de las fuerzas del mercado el súper ciclo es el resultado de bajos precios de las materias primas durante la mayor parte de la década de los 1980 y 1990 que resultó siendo un desincentivo para las inversiones. Tras la caída del muro y el enfoque capitalista que se vivió en los países en desarrollo, sobre todo en China, la demanda se disparó. El resultado fue una escasez que el mercado resolvió con el incremento de precios.

Cómo muere un súper ciclo: Los altos precios de las materias primas durante el súper ciclo han llevado a un enorme aumento en las inversiones en la producción y extracción de materias primas. Por razones políticas estas inversiones no se han visto en Bolivia.

Uno de los ejemplos más claros es EEUU y su gas y petróleo no convencional. Los altos precios del petróleo y el gas llevaron a grandes inversiones en explotación y sobre todo en investigación, lo que ha resultado en una sobre oferta de gas y petróleo en EEUU. La producción de petróleo y gas de EEUU se ha cuadruplicado en los últimos 10 años, con la inevitable consecuencia de una caída en el precio.

En el resto del mundo, los altos precios llevaron no sólo a inversión en exploración, tanto de campos como de tecnologías como el gas y petróleo de esquisto, sino también en perforaciones marinas no convencionales, energía renovable, y energía alternativa.

Eficiencia: Los altos precios de la energía unidos a la crisis financiera en los países desarrollados llevaron a estos mercados a concentrarse también en la eficiencia energética, tanto en los hogares como en la industria. Un refrigerador doméstico hoy consume menos de un tercio de la energía que necesitaba un refrigerador hace 20 años; los automóviles son más eficientes y las industrias son más eficientes en el uso de energía. La Agencia Internacional de Energía  estima que en 2017 los países en desarrollo tendrán una demanda energética menor a la que tuvieron en 1997.

La demanda de los emergentes: es la esperanza para que el ciclo continúe, sin embargo, el gran motor que es la China también está reaccionando ante los altos precios de las materias primas.  Según el WSJ, Beijín está buscando alejar su economía de la producción de activos fijos; que representan actualmente 50% del PIB; al consumo, que representa sólo un tercio.

Volviendo al ejemplo energético, hace 10 años, China consumía entre 1 y 1,5 barriles de petróleo por cada US$1.000 de PIB, en 2012 este consumo era menor a un dólar.

Los especuladores: Para los mercados en los que los inversionistas invertían en commodities en lugar de acciones, la fiesta está terminando. Ahora que no todos los mercados estarán al alza, se necesita de mayor conocimiento y habilidad para lograr ganancias, lo que eliminaría a muchos de los especuladores, que han sido considerados como otro de los motores del alza de precios de las materias primas.

 

Comments are closed.