05-08-2011

El mundo va de crisis en crisis y de deuda en deuda. Y así es cómo avanza.

Las crisis de las deudas dejan algunos cambios muy grandes. Pero hay otras crisis que demoran en producir cambios.

Cuando Francisco Pizarro le hizo a Atahuallpa aquel famoso cobro en 1532, le estaba pasando la factura porque los habitantes de este continente estaban en crisis tecnológica respecto del restodel mundo. Un déficit que, según los cálculos de Jared Diamond (Guns, germs and steel), era de entre 4.000 y 6.000 años de desarrollo humano.

Al pagarse aquella factura quedó en claro que las reservas internacionalesdel imperio incaico estaban solamente en oro. No estaban diversificadas porque ningún banco de la región emitía divisas de uso internacional, ni siquiera el inexistente banco central de los aztecas, cuando ya en Europa existían bancos con gran olfato, además de monedas. Las reservas de los incas eran reservas acumuladas sólo por afán de lucro pero fueron usadas en ese momento para pagar una especie de recompensa: Atahuallpa creía que los españoles sólo querían cobrar un rescate, antes de irse a buscar otras playas. El error le costó la cabeza, y la de muchos más. Pero la crisis llevó a que el continente comenzara a interactuar con los demás continentes del mundo.

Un siglo después, fue el imperio español el que entró en crisis de deuda. Unos usureros que ni siquiera conocían el continente descubierto por error se estaban enriqueciendo. Los españoles controlaban la mitad del planeta pero tenían unas deudas impagas con unos banqueros de Génova. La crisis mostró a los españoles que no eran dueños de medio mundo, sino sólo de lo que podían controlar de manera efectiva.

En 1765, después de ganar una guerra a Francia, los ingleses que habían quedado en control de Norteamérica quedaron con una grave crisis de deuda. Quisieron resolverla aplicando tasas aduaneras a la melaza y al azúcar. Y así les fue. Los norteamericanos iniciaron la guerra de la independencia. Fue cuando nació la potencia que ahora hace agua.

Un siglo después, en 1879, los bolivianos aprenderíamos que no es bueno aplicar impuestos cuando no tienes el dominio de la situación. Y peor si tienes vecinos sin ingresos. Y sin honor.

Hay algunas crisis que, sin embargo, no dejan cambios, o dejan unos cambios muy pobres.

Las crisis de deuda de los últimos cincuenta años han dejado para América latina, y para Bolivia en particular, cambios muy pequeños.

Un análisis difundido por Zonaeconomica.com permite observar que la crisis de la deuda de los años 80 sólo provocó que las exportaciones de materias primas mineras de América latina cambien de destino. Los compradores mayoritarios habían dejado de ser Estados Unidos y Europa, y tras la crisis comenzaron a ser los japoneses. Pero las exportaciones siguieron siendo de materias primas.

Lo que se observa desde este mes de agosto es que la crisis de la deuda de Estados Unidos, que afecta a todo el mundo, hará que los exportadores de materias primas tengan un nuevo cambio de comprador. Nada más. El nuevo comprador se llama China.

Los únicos que mejoran en estas historias son los países que aprovechan las crisis para cambiar. Parece que este no es nuestro momento.

 

Comments are closed.