20-09-2011

El gobernador de Tarija, Lucio Condori, vive momentos difíciles, no solamente por los cargos de conciencia que ha de tener por haberse beneficiado de un golpe contra el gobernador electo, sino porque debe prestar Bs 1.000 millones al gobierno central.

¿Cómo decirle no a un gobierno que te ha puesto en un cargo que no te corresponde, porque sólo lograste 3%de los votos en las elecciones para gobernador?

La tasa de ejecución del presupuesto, a cargo de Condori, es de 17% hasta septiembre, lo que ha provocado que el gobierno central decida pedirle prestado la mitad del monto que no puede usar.

Los funcionarios que ayudan a Condori, algunos de ellos con un amplio y variado recorrido por la política nacional, pero sobre todo por los negocios, están ahora tratando de dar a esta operación una apariencia de normalidad.

Por ejemplo han sugerido a Condori que compre bonos del Banco Central por el monto solicitado desde La Paz, sólo para cuidar las apariencias.

Lo que se dice en el comité cívico de Tarija es que en dinero ya no está en las cuentas de la gobernación. El TGN habría revertido ese dinero por algunos urgencias que tiene.

Por lo tanto, el comité ha advertido a Condori que si le presta al gobierno central ese dinero, será sometido a juicio.

Pero esa no es la peor amenaza. La asamblea departamental, conde la oposición es mayoría, conducida por un asambleísta indígena, ha decididode todos modos destituir a Condori.

Un nuevo gobernador, cualquiera que designe la asamblea, se negará a que el gobierno central se apodere de los recursos tarijeños.

¿Cómo hará ahora el gobierno central para devolver el dinero, si ya lo revirtió, o para reemplazar esos recursos, si todavía están en las cuentas tarijeñas?

Todo esto muestra que, de veras, la situación de las cuentas nacionales es dramática. ¿A qué otro gobernador habrá que derrocar para seguir capturando recursos de los departamentos?

 

Comments are closed.