El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), informó ayer que el precio de las materias primas sigue subiendo.

En el caso de los minerales, el oro y la plata fueron los productos que mayor crecimiento registraron. Según informaciones del Ministerio de minería y metalurgia, institución que señala el alza histórica del oro, llegando a 1.773 dólares por onza troy, lo que significa un 9% más que el anterior mes. El IBCE resalta que esto se debe al estímulo por el debilitamiento del dólar, frente a medidas políticas monetarias adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea.

Con un crecimiento de 15% el estaño y el zinc también se incrementaron con el promedio de agosto. El estaño creció de 8,45 a 9,71 dólares por libra fina. De la misma forma, el zinc pasó de 0,82 a 0,94 dólares por libra fina. Esta alza derivaría de la expectativa generada por China al anunciar medidas económicas de estímulo para reactivar su sector productivo.

Como sabemos el alza de los precios de los minerales ha dado lugar a una bonanza en Bolivia en el sector minero.

El alza de precios de los minerales ha generado algunos problemas también. La falta de una ley minera y la total falta de seguridad jurídica ha resultado en la toma de minas por parte de comunarios y cooperativistas que no tienen la capacidad de inversión que se requiere para explotar un yacimiento minero cuando los precios no están excepcionalmente altos.

El hecho de que el Estado Boliviano representado por el gobierno actual haya validado estos avasallamientos, algunos con secuestrados e inclusive muertos, sólo agrava la situación.

El ministro de Minería, Mario Virreira, admitió el domingo que el Gobierno cometió un error al aprobar el decreto que establece áreas de explotación para los mineros cooperativistas y asalariados en la veta Rosario en el Centro Minero Colquiri.

“Hay que reconocer la falla que ha existido”, dijo el Ministro y luego explicó que “alguien nos ha confundido con los criterios, porque todo esto estaba en manos de Sinchihuayra, todo esto estaba en manos de los privados y pocos ingenieros conocían incluso el detalle del interior de la mina, de este sector al menos, de la veta Rosario”.

Las declaraciones de Virreira tienen graves implicaciones. Por un lado, reconoce que los técnicos que el gobierno ha puesto a operar la mina que estaba en manos privadas, no saben muy bien lo que están haciendo. Pero por otro lado le echan la culpa al avasallado por los errores de los avasalladores.

Según Siglo 21, un parlamentario masista llegó a admitir que la falta de una ley de minería es la base de la crisis actual. Repitió que si existiera una ley, el conflicto hubiera sido controlado cuando estaba naciendo, pues los asaltantes hubieran sido expulsados por la policía.

Pero el alza de precios de los minerales mantiene a los interesados cada vez más dispuestos seguir adelante. Las partes que se disputan un yacimiento de estaño y zinc evaluado en US$ 4.000MM sólo aumentan su interés con el alza del precio de estos metales.

El alza de precios incentiva el crecimiento de la producción; es una característica fundamental de los mercados y de la economía. El tema se hace ahora importante en otros sectores.

La buena noticia del día tiene que ser el anuncio de la reducción del área cultivada de coca en el país anunciada por el informe de las Naciones Unidas. Pero el informe también advierte de un aumento de 31% en el precio de la coca. El incentivo al aumento de la producción es comparable a aloque pasa en la minería. Un mayor precio de la coca aumenta el riesgo de mayores cultivos y la invasión de parques y reservas naturales.

 

Comments are closed.