Según Los Tiempos de Cochabamba, Si no se hace exploración minera en el país, en 10 a 15 años Bolivia ya no tendrá yacimientos que explotar, afirmó ayer el presidente del Colegio de Geólogos de Bolivia, Osvaldo Arce.

Arce dijo que la exploración minera en el país está “debilitada” debido a que se necesita grandes capitales de alto riesgo y esta ausencia de inversión privada tiene su origen en la falta de seguridad jurídica.

“Hay una nueva ley minera, pero no está reglamentada, ahí tendrían que establecerse los parámetros para que hayan reglas claras”.

El exministro de Minería, Dionisio Garzón, explicó que no sólo debe tomarse en cuenta la baja tasa de éxito exploratorio, sino también el hecho de que “se necesita entre 5 a 10 años para hacer una mina” y puso como ejemplo que establecer la mina San Cristóbal tomó casi 12 años.

Acerca de la situación de las reservas, descrita por Arce, explicó que varía de acuerdo al tipo de yacimiento. Para el caso del estaño, dijo que, al ritmo actual, hay reservas para unos 10 años más. Aunque si se pretende incrementar la producción, como anunció el Gobierno, las reservas durarán menos.

En el caso del zinc, señaló que al ritmo actual de explotación, la mina privada San Cristóbal tiene reservas para más de 10 años y algo similar ocurre con la mina San Vicente.

Sin embargo, destacó que se están explotando minas “antiguas”, ya que en Bolivia “no hay exploración minera hace una década”.

Garzón coincidió con Arce en cuestionar no sólo la falta de reglamentación de la nueva ley minera, sino también que se dé prioridad al sector cooperativista obviando al privado, la falta de un sistema tributario competente y de una “ventana de oportunidades” para las empresas privadas.

El Tema debe preocupar pues es muy parecido a lo que pasa con el gas natural. Los yacimiento existentes son sobre explotados y no hay un plan para cuando se agoten los yacimientos.

Para Bolivia que depende de las exportaciones de gas y de minerales la situación es peligrosa pues el estado tiene compromisos que no podrá cumplir más allá del mediano plazo.

Cuando se termine el gas, que según YPFB es en 2026 que ya no alcanzaría ni para el consumo interno, y cuando se termine el estaño en las minas estatales habrá crisis.

El ministro de Economía, Luis Arce, señaló el 13 de julio que existen dos desafíos que todavía el Gobierno no ha cumplido y se trata de la industrialización de los recursos naturales y la generación de empleo dirigido a los jóvenes del país que se incorporan al mercado de trabajo.

El ministro de Trabajo Daniel, Santalla reconoció este martes que de cerca de los 4.700.000 habitantes que conforman la Población Económicamente Activa (PEA) sólo el 30% tiene un empleo formal a nivel nacional.

El CEDLA asegura que la tasa de desempleo al concluir el 2013 era del orden del 8%.

El secretario ejecutivo de la Confederación de Gremiales de Bolivia, Francisco Figueroa, informó ayer que en el país hay dos millones de personas desempleadas y  1.650.000 gremialistas, cuentapropistas y artesanos  que no gozan del seguro social de corto y largo plazo.

Con estas cifras se pone en alerta al Estado que usa las empresas estatales para dar empleo, aun cuando contratar más empleados va contra la productividad como el caso de Huanuni que paso de 700 a 5000 trabajadores y ahora pierde dinero cada mes.

Es decir que el El estado entrega recursos de todos los bolivianos para pagar los sueldos de unos 4000 empleados supernunerarios en Huanuni.

El Ministro Quintana anunció el cierre “gradual” de ECOBOL que cuenta con 700 empleados en sus planillas de los cuales el 50% pasarán a la jubilación. Sin embargo, hasta ahora no existe una fuente de financiamiento para cumplir con los gastos del retiro de los 350 empleados, considerando que se necesitan unos 290 millones de bolivianos.

Esta será una prueba para la forma en la que se manejaran los despidos en el sector de la minería y de los hidrocarburos cuando se terminen los yacimientos que no han sido renovados a tiempo.

 

Comments are closed.