El precio del petróleo se ha recuperado en 30% desde su caída a su mínimo de mediados de enero. Sin embargo volvió a caer en 4% durante febrero.

Las negociaciones sobre el proyecto nuclear de Irán están llegando a su fin y todo parece indicar que EEUU y Europa se aprestan a levantar las sanciones sobre Irán.

Esto implica un aumento en el volumen de petróleo que vende Irán y por lo tanto una caída aún más fuerte del precio. Los expertos esperan que Libia e Irak también aumenten su producción tras resolver temas internos que la habían frenado.

En Bolivia las repercusiones de la caída en los precios ya se sienten y en enero las ventas de hidrocarburos bajaron en 22% en relación a las del año anterior.

Hoy lunes, como es costumbre en este espacio, veremos la más reciente edición de la carta informativa Siglo 21.

Que habla de unos de los principales temas económicos en el país que es la capacidad de atraer inversión.

La imagen internacional del país está atravesando por un muy mal momento.

La empresa AON, una de las mayores empresas del mundo en medición de riesgos, seguros y consultoría, presentó la semana pasada el “mapa de riesgo político 2015” (“mapa de riesgo político 2015”) , en el que califica a Bolivia como de “alto riesgo”.

Las causas: “Esto surge de los riesgos “legales y regulatorios”, “la injerencia política, la falta de pago y la nacionalización”, el intervencionismo en materia económica. Según AON, estas razones hacen que Bolivia sea un mercado “poco atractivo para el capital privado”.

El documento de la AON otorga la calificación de “Peligro muy alto” a 20 países, entre los que están Venezuela, Irán, Iraq, Afganistán, Ucrania, Corea del Norte y Somalia.

En el siguiente escalón, de países de “alto riesgo”, están Bolivia, Argentina, Cuba, Madagascar, Zimbabwe, Angola, Congo, Etiopía, Guinea Ecuatorial, Nigeria, entre otros.

Las exportaciones de productos del agro han caído en 53% en el primer mes del año respecto de enero de 2014 y el gobierno dice que la caída de los precios ha de ser compensada con un incremento en la producción. En este escenario el aumento de la inversión es de gran importancia. Sin embargo, como se ha visto Bolivia sufre de una mala reputación para atraer inversión.

En el agro el tema de los avasallamientos y la prohibición de las exportaciones son dos frenos de mano para la inversión. La caída en los precios es un tercer freno que está a punto de hacerse aún más fuerte.

EEUU se está alistando para su cosecha de soya más grande en años. En Argentina los acopiadores de soya están tratando de vender lo más que puedan antes de que EEUU y Brasil, que también espera una buena cosecha, inunden el mercado y lleven a los precios a caer.

La caída en los precios de las materias primas que Bolivia exporta está poniendo a prueba el mito del blindaje de la economía nacional. Las estimaciones de menores ingresos y menos recursos para las regiones indican que en realidad el blindaje nunca existió.

 

Comments are closed.