La falta de seguridad jurídica afecta a varios sectores del país y es, según estudios internacionales, uno de los principales obstáculos a la inversión en el país.

Los avasallamientos mineros, y la inacción del Estado, son la razón por la que Bolivia ocupa el último escaño en la lista de lugares donde es seguro invertir en minería. Lo dice un estudio hecho entre 800 empresarios mineros a nivel mundial, el estudio es del instituto Fraser de Canadá.

Lo que los inversionistas esperan es alguna garantía de que su un saltante se entra en tu casa, la policía lo saque de allí. Pero esto no pasa en Bolivia de hecho en algunos casos el Estado nacionaliza tu casa y se la entrega a los asaltantes. Como en el caso de la mina Hinalaya.

En la mina Himalaya, los dueños legales de la concesión invirtieron según sus propias cuentas US$11MM en exploración antes de que los avasalladores tomaran la mina.

Los avasallamientos no son sólo un problema en la minería. También hay avasallamientos que afectan al agro. Esto es importante pues ponen en riesgo la seguridad alimenticia de los bolivianos.

En el agro los avasalladores adoptan modalidades de tomar tierras que están listas para cosechar y dejarlas cuando han robado toda la producción y destrozado la maquinaria de los dueños legales que son los que siembran y cuidan la producción durante todo el año.

Como ocurrió la temporada pasada en el norte de Santa Cruz en las haciendas de Limoncito, Guareguazu, San Sebastián, San Mateo y Agroland, El Carmen y otras.

Ahora se presenta una especie de convergencia de conflictos. Los avasallamientos mineros y las tomas de tierras en el agro se han unido en el más reciente caso de avasallamiento o asalto de tierras en el país.

Julio Roda, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), informó de una nueva modalidad de avasallamiento.

Productores denuncian que una cooperativa minera está avasallando algunos predios de la localidad de San Ramón, con el objetivo de realizar excavaciones y buscar minerales en la zona. Estas explotaciones se realizan sin permiso, inutilizando la pastura, destrozando los potreros y contaminando el agua.

Según Roda, los supuestos avasalladores estarían utilizando documentación que certificaría la concesión minera, para apoderarse de las propiedades agropecuarias.

“Otra vez tenemos un caso de avasallamiento camuflado como un supuesto ingreso de una cooperativa minera, usando documentación que está sin concluir para el uso del subsuelo y extracción de minerales. Ellos ingresan violentamente a propiedades privadas, afectando la producción agropecuaria”, expresó Roda.

El dirigente ganadero también indicó que en toda la zona de la Chiquitania, más exactamente en los municipios de San Javier, San Ramón y Concepción, se está realizando esta práctica de parte de estas concesionarias para apoderarse de grandes extensiones de tierras productivas y legalmente establecidas.

La nueva modalidad mixta de avasallamiento minero al agro llega justo cuando los ganaderos y el gobierno están tratando de llegar a un acuerdo sobre el precio de la carne. El gobierno amenaza con prohibir las exportaciones, amenazas con traeré carne de otros países y subvencionar su venta para que compita con la carne nacional.

La innovación es muy importante para el desarrollo económico. Al parecer la innovación está llegando al agro y la minería en Bolivia de la peor forma posible, son las innovaciones de los avasalladores. Pero estas innovaciones como las innovaciones positivas, sólo llegan cuando las políticas de un estado lo hacen posible.

 

Comments are closed.