Las materias primas agrícolas siguen al alza en los mercados internacionales. En Bolivia mientras tanto, las cifras oficiales sobre la inflación, es decir sobe el alza de precios de, sobre todo de los alimentos parecen dar buenas señales.
Según el más reciente Boletín informativo del INE, Los precios de los productos de la canasta familiar registraron, en julio pasado, un incremento promedio de 0,38%, respecto al mes anterior siendo la acumulada del 2,35% y hasta diciembre se proyecta una inflación de 4,39%, informó el boletín.
Según la fundación Milenio:
En junio la variación porcentual del IPC en el capítulo de alimentos y bebidas no alcohólicas fue negativa en 0.10 por ciento. Esta tendencia se debe esencialmente a factores estacionales o de temporada. La mayoría de los productos considerados estratégicos son cosechados a partir de marzo, abril y mayo bajando de manera que es natural que el precio de los alimentos baje durante el primer semestre.
Lo que no es natural es que en un país como Bolivia, donde la mayor parte de los ingresos de las familias es destinado a comprar alimentos,
El capítulo de alimentos y bebidas no alcohólicas tenga una ponderación de 27.37% en el IPC general.
A nivel internacional se estima que un país con los niveles de ingresos y de pobreza de Bolivia destine más de la mitad de su ingreso a productos alimenticios. Por lo que los alimentos deberían ser al menos 50% del IPC.
Sin embargo, las cifras de inflación de Bolivia ya han sido puestas en duda antes. Me refiero a que según las cifras oficiales, en diciembre de 2010 la inflación fue de 1,76% y el enero de 2011 de 1,29%.
Cuando cualquier boliviano sabe que el fallido gasolinazo, tuvo un efecto mucho más grande que el 3,05%. Durante estos meses.
Otras cifras importantes sobre el primer semestre de este año también van saliendo a la Luz.
Las exportaciones bolivianas subieron en el primer semestre de este año un 24% con relación al mismo periodo de 2011, según un reporte del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) con datos del Instituto Nacional de Estadísticas.
Según esa publicación, el incremento se registró gracias a las ventas externas en hidrocarburos, soya (derivados), azúcar y joyería.
No obstante, los sectores de maderas y minerales cayeron hasta el 25% respecto a 2011. “Se trata del registro más bajo en los últimos cuatro años”, informó el IBCE.
Las exportaciones mineras se desploman. En el primer semestre, el país dejó de percibir $us 232 MM por minerales, pues cayeron el 19% con relación a las exportaciones del año pasado en el mismo periodo.
Otro tema que sigue teniendo repercusiones para la economía del país es el discurso del presidente.
Según el Diario de La Paz, El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez y el presidente de la Cámara de Exportadores de La Paz, Guillermo Pou Mont coincidieron en señalar que es un grave error pretender que el Estado remplace el papel del sector privado.
Según Los Tiempos de Cochabamba, El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Óscar Calle, afirmó ayer que los empresarios privados aguardan “con mucha paciencia” la convocatoria del Gobierno para concertar sobre la nueva Ley de Inversiones.
Calle dijo que aguardan que el documento sea incluido en la agenda legislativa para su debate, así sea el que presentó el propio Gobierno y cuyo contenido es desconocido.
Los empresarios nacionales y extranjeros exigen reglas claras como uno de los requisitos para realizar inversiones.
Lo que ha estado pasando con los más de 200 avasallamientos a minasen el altiplano, más los fracasos como los del proyecto del Mutún, son malas señales sobre la seguridad jurídica en el país.

Recuerde que para suscribirse a Siglo 21 debe escribir a las direcciones de correo electrónico [email protected] o [email protected]

 

Comments are closed.