Los recursos del país están disminuyendo de forma dramática y las cifras oficiales sobre la economía están en una campaña por mostrar una imagen muy diferente.

Las cifras del INE muestran una caída de 31% en las exportaciones nacionales en los primeros 7 meses del año y una caída de 36% en las exportaciones de hidrocarburos.

Las autoridades económicas insisten en que la economía del país ha crecido en 5,2% en el mismo periodo. Aunque hay quienes aseguran que esto es un tema electoral.

El presidente Morales asegura que los recursos disponibles para las regiones se tendrán que reducir porque los ingresos por exportaciones de gas están bajando. Tarija tendrá una reducción de 38%, Pando de 35% y Cochabamba de 11%, en 2016 precisamente porque el precio del petróleo está afectando a los ingresos del país.

Sin embargo, también se anuncia un segundo aguinaldo para el 2016. Lo que significa que esperan un crecimiento económico superior a 4,5% en el siguiente año también.

Al anunciar la caída en los ingresos de Cochabamba, 11% en 2016 se anunciaron también inversiones en Cochabamba, tanto para este año como hasta 2025, en las áreas de hidrocarburos, caminos, transporte y generación de energía, en el inicio de los actos por el aniversario cívico regional.

Las empresas del estado están quebrando como el caso de la constructora del ejército que ya fue cerrad porque no puede pagar a sus empleados ni sus deudas. Mientras que Huanuni que sigue perdiendo dinero de los bolivianos sigue abierta y se le promete más inversión.

En épocas de crisis cuando los ingresos caen los países como las familias tienen dos opciones, reducir gastos o recurrir al crédito para mantener el mismo nivel de consumo.

El presidente Morales ha pedido a los bolivianos literalmente un ajuste de cinturones. Pero en simultáneo anunció mayores gastos.

Algo aquí parece que no cuadra. Se le pide a algunos sectores que se ajusten los cinturones mientras que otros aumenten sus gastos.

Otro tema es de dónde salen los recursos para las inversiones que se anuncian. Para los sectores que no deben ajustarse los cinturones.

En otra comparación con la economía nacional que es más fácil de entender estos recursos tendrían que salir de los ahorros o de se debe recurrir a un préstamo.

Una de las críticas de los organismos internacionales al manejo económico de los países en desarrollo que como Bolivia dependen de las materias primas, ha sido que no aprovecharon la bonanza de los precios de las materias primas para ahorrar.

Bolivia está en la lista de los países que no aprovecho para ahorrar, pero curiosamente tampoco se aprovechó para atraer inversión.

Casualmente, el Banco Central de Bolivia (BCB) informó que la deuda pública externa del país creció en 3,1% de enero a julio de la presente gestión. Al 31 de julio la deuda externa es de US$ 5.914,4 millones.

LA deuda interna aún está en la nebulosa de las cifras oficiales.

 

Comments are closed.