Un estudio presentado por el viceministerio de desarrollo rural y agropecuario, asegura que 3,5MM de bolivianos viven en municipios con déficit en la disponibilidad de alimentos, por lo que se los considera vulnerables, además, en ellos se concentra la vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria.

El estudio tuvo la colaboración y el financiamiento de la Unión Europea (UE) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.

El tema del hambre tiene pocas estadísticas confiables en el país. El INE ha dejado de hacer encuestas sobre pobreza en el país y esta ahora se estima de forma estadística tomando en cuenta la cifra del PIB y de la población.

Por lo que mientras menos pobladores menor también el nivel de pobreza. El hambre sin embargo no es afectado por la estadísticas, las familias que no tienen que comer o sufren de desnutrición por que no tienen a ceso a los nutrientes necesarios son muchas en el país. Una anterior estadista presentada por FAO habla de 2MM de habitantes en Bolivia que tienen deficiencias en su consumo de nutrientes.

Estas cifras están relacionadas también al tema de la Inflación. Comosabemos, en el país en septiembre superamos la previsión inflacionaria para todo el  año.

Este es un tema que afecta especialmente a los sectores más pobres de la población, porque estos sectores dedican una proporción más grande de su presupuesto a la compra de alimentos para sobrevivir.

La convención internacionales que en un país como Bolivia alrededor del 50% del gasto de una familia se dedica a comprar alimentos. Sin embargo, de acuerdo con el nivel de consumo de los hogares registrado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 32% de este gasto correspondió a alimentos, el 23% a transporte y comunicaciones, el 10% a los alquileres y servicios básicos, el 7% a entretención, cultura y educación, el 6% a gastos del hogar, el 4% a vestimenta, el 3% a salud y el 13% a otras compras e inversiones.

En otro tema muy importante para la economía del país, el presidente Evo Morales aprobó ayer un Decreto Supremo de Constitución de Empresas Sociales, que tiene el objetivo de “facilitar” la creación de empresas sociales de carácter privado, de aquellas compañías en proceso de quiebra, liquidación o estén abandonadas o cerradas.

El objetivo es asegurar las fuentes de empleos. “Ahora tenemos un Decreto Supremo que si se cierra la empresa, los fabriles serán dueños de la empresa, esa es la norma en resumen”, dijo Morales.

La medida ha sido criticada por analistas en todo el país. Una de las principales críticas es que el sistema no funciona. Y unode los ejemplos más citados ha sido el de Ematex.

Roberto Laserna, director de la Fundación Milenio, comentó que Podría ser una ilusión, ya que existen varios detalles que se deben “afinar” en el decreto, como son las deudas que tienen las empresas “quebradas” con los acreedores, además de señalar que para llevar adelante la administración de una organización  empresarial debe existir recursos económicos, tecnología, entre otros factores.

El analista Iván Arias dijo ayer que el decreto forma parte de una serie de medias supuestamente “innovadoras” que “a la larga resultan insostenibles, como lo demuestra la experiencia vivida con la empresa Ametex”, que después de haberse reconstituido en Empresa Nacional Estratégica de Textiles (Enatex), el 11 de junio de 2012, “ahora se debate entre la vida y la muerte”.

“A dos años de su conformación, y después que les dijeron a los trabajadores que eran los dueños, esta empresa social Enatex, no es rentable”, sostuvo.

El presidente de la Federación de Entidades Empresariales de Cochabamba (FEPC), Jaime Ponce, advirtió que la constitución de empresas sociales y la prohibición de exportar a las empresas que eviten o prohíban la conformación de sindicatos “son malas señales que el Gobierno está dando y que inundan de incertidumbre el clima de las inversiones en Bolivia”.

 

Comments are closed.