El secretario de Actas de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa de La Paz (Fedemype), Germán Tarqui, señaló ayer que el 93% de la importación del país está conformado por productos chinos, situación que afecta la sostenibilidad de los pequeños productores.

Según El Diario de La Paz, Tarqui dijo que a esta problemática se suma el contrabando de prendería usada.

“Lo que estamos proponiendo es que apliquemos medidas arancelarias, paraarancelarias, con medidas de certificación de no producción, tal como lo hicieron otros países vecinos, como Perú, Ecuador, Chile, que han tenido estos mismos problemas”, señaló.

El dirigente estima que en los últimos seis meses la importación “exagerada” de ropa y otros artículos chinos ha ocasionado el cierre del 10% de las microempresas y textileras.

El contrabando es un problema que no se ha podido resolver en el país y es más, está tomando cada vez más fuerza. Tanta fuerza que desafía de forma directa a la seguridad jurídica en Bolivia.

El presidente de la Asociación de Autos Indocumentados, Félix Mamani, (sí: esta es una agrupación que realmente existe en Bolivia) informó que el ampliado se realizará en Epizana, en el cono sur de Cochabamba. Expresó que los pobladores de la zona denunciaron que Diprove y el Control Operativo Aduanero (COA) realizaron allanamientos sin presencia de fiscales y procedieron al decomiso de autos indocumentados.

Mamani asegura que, en el Chapare en una reunión anterior realizada en Eterazama se resolvió quemar las instalaciones policiales existentes en la zona y tomar como rehenes a los policías que trabajan en el lugar para, luego, canjearlos por los autos decomisados por Diprove y el COA.

Mamani dijo que esperan que no se llegue a eso, pero, “la situación nos obliga”. Y también advierte que hay quienes piden linchar a quienes buscan decomisar autos chutos.

Ayer se vio una parada militar muy impresionante en la ciudad de La Paz, con un gran número de miembros de las fuerzas armadas marchando por una avenida principal. Ayer jueves también se agrupó la feria 16 de julio de El aAlto, en la que participan un número que debe ser aun superior de contrabandistas de ropa usada.

Según las autoridades las fuerza armadas están ahora comprometidas con la lucha contra el contrabando. Pero ni con todo el despliegue de la para militar podrían hacer mella a la fiesta del contrabando que se da todos los jueves y domingo en El Alto.

Ni podrían decomisar autos que no pagan impuestos en el Chapare. Claro que el Chapare ya era una zona prohibida para las leyes bolivianas antes de los chutos, por el tema de la droga y el narcotráfico. O como lo denuncio un vice ministro la presencia de grupos colombianos armados.

Una posible explicación la brinda la campaña electoral de la posición que sugiere, sin duda con afanes electorales, que hay miembros del gobierno que se benefician con estos actos ilegales.

Las denuncias mencionan el caso del decomiso de 35 camiones en el que estarían comprometido algún ministro. Y los diputados chuteros.

El contrabando de combustibles es otro de las grandes amenazas a la economía de Bolivia. El subsidio a los carburantes es un gran flagelo para la economía nacional, al menos así lo explico el presidente Morales cuando justificaba el gasolinazo de navidad de 2010.

Esto aun continúa y el contrabando de GLP, gasolina de diesel usa las mismas rutas para entrar y salir del país que la droga, los autos chutos y la ropa usada.

 

Comments are closed.