El precio del petróleo en EEUU subió como efecto del anuncio de la victoria de Barack Obama en las elecciones de ayer. Pero ha estado bajo presión la baja en EEUU como resultado de un consumo que no termina de recuperarse, pero también de un aumento en la producción interna que está reduciendo el precio del WTI.

La brecha con el Brent de Europa está creciendo aunque en el corto plazo, el Brent también está cayendo. Las encuestas previas a la votación griega para aceptar nuevas medidas de austeridad parecen indicar un rechazo. Lo que podría poner nuevamente en problemas a la economía regional. Es decir, en términos de petróleo, que el consumo caería, por lo que el precio también.

El precio relativamente menor del petróleo, tiene todo tipo de efectos. A principios de año el precio del WTI alcanzó 110 $/barril y hoy se cotiza en 88$/barril.

Petrobras, la estatal petrolera de Brasil y principal socio de YPFB, ha estado enfrentando problemas aunque la caída del precio del petróleo no es el peor de estos problemas.

El segundo trimestre de 2012 Petrobras reporto pérdidas en su balance por primera vez en 13 años. Y se espera lo mismo en el tercer trimestre, aunque el anuncio aun no es oficial. Por si esto fuera poco.

Esta semana la justicia brasileña le ordeno a Petrobras pagar R$ 4.800 MM, unos US$2.400MM en impuestos adeudados desde la década pasada. Esta combinación de factores ha afectado también a la cotización de las acciones de Petrobras en el mercado internacional.

En los países donde el precio de los carburantes está directamente ligado al precio internacional del petróleo la reducción ha sido una buena noticia.

En Perú por ejemplo, desde la semana pasad el diesel y la gasolina disminuyeron su precio en algunas regiones amazónicas de Perú entre 4.6% y 7.7%.

“Los usuarios se podrán beneficiar de esta importante reducción de precio de los combustibles que refleja la fuerte caída del precio internacional del petróleo” afirmó el presidente del Organismo Peruano de Consumidores y Usuarios (Opecu), Héctor Plate Cánepa.

En Bolivia la caída del precio de petróleo tiene otras implicaciones.

Por un lado las importaciones de combustibles y lubricantes derivados del petróleo tienden a caer. Esta es una buena noticia tomando en cuenta que el 2011 las importaciones de combustibles aumentaron en 66% en relación con el año anterior y costaron US$ 1.025MM.

Pero no todas son buenas noticias, el precio al que vendemos nuestro gas natural, también tiende a caer con una reducción en el precio del petróleo. Esto quiere decir que tenemos menos dinero para pagar estas importaciones.

El año pasado el 38% de lo que recibe el Estado por las exportaciones de gas natural lo pagamos en la importación de carburantes y lubricantes derivados del petróleo.

No todo esto es subvención, la subvención es solo la diferencia entre el valor de importación del combustible y el valor de venta en Bolivia.

Si, ese es el negocio de YPFB, comprar diesel, gasolina y otros a precios caros para venderlos más baratos en Bolivia.

Con todo, las subvenciones están aumentando no disminuyendo, a pesar de la caída en el precio del petróleo. Esto en parte porque los mercados reajustan sus precios más lentamente cuando el precio baja que cuando sube pero también porque Bolivia importa cada vez más combustible dada la creciente demanda de carburantes.

El ingreso de más autos al país, sean chutos o legal, aumenta la demanda de combustible, las congestiones de tráfico causadas por más autos, también aumentan el consumo por unidad.

El Gobierno ha reafirmado  ayer que la subvención por concepto de los carburantes seguirá vigente, como lo es hace más de 15 años en el país. El propio presidente del Estado, Evo Morales, confirmó que en el Presupuesto General de la Nación (PGN) del 2013 el Estado destinará US$ 1.000MM a la subvención incrementando un 20% con relación a la actual gestión cuando fue de US$ 800 MM.

Esta es la subvención, es decir la diferencia entre lo que el Estado compra a precios altos y lo que vende a aprecios bajos.

 

Comments are closed.