Sin duda el tema que domina las noticias económicas de hoy es la muerte de ex presidente de Venezuela Hugo Chávez. Como escuchamos se han decretado 7 días de luto.

Su muerte tiene un fuerte efecto sobre la economía venezolana pero también sobre la boliviana. Tras su muerte e incluso antes, se han presentado algunas evaluaciones de su efecto en vida sobre la economía venezolana, boliviana y regional.

En sus 14 años de gobierno en Venezuela, los efectos sobre la economía de ese país han sido devastadores. Las políticas de dependencia del petróleo llevaron a una década con inflación anual promedio de 23%. Lo que deja una gran debilidad en económica en el país.

Su legado también incluye el que Venezuela es ahora el país con las mayores reservas de petróleo del planeta. Los hallazgos fueron realizados por las pocas empresas privadas que aun operan en el sector petrolero de Venezuela.

Sin embargo, el país sufre una fuerte crisis energética que ha llevado a apagones cada vez más frecuentes, incluyendo uno que dejo la capital sin luz la noche antes del anuncio de la muerte de Chávez. Los propios funcionarios del gobierno admiten que la crisis de la energía eléctrica no tiene una solución que haya sido prevista.

El sector productivo de alimentos apenas cubre un pequeño 35% de la demanda, con tendencia a reducirse. Incluyendo la importación del 100% del trigo que se consume en el país.

Nunca antes, en toda la historia de la Venezuela, se había presentado un déficit fiscal con un precio tan alto del petróleo como el que se da ahora.

El FMI anunciaba que había procedido a revisar la situación de Venezuela con sus propias cifras porque el gobierno de Chávez no envía los datos desde hace cuatro años.

La ruina de la economía venezolana, también tiene un efecto sobre la economía de la región. Una nota de El Diario de La Paz, asegura que la pregunta planteada en Europa, sobre las condiciones del post – chavismo, revelan hoy que son cinco los países que sufrirán los efectos directos de la muerte de Hugo Chávez, entre ellos Bolivia.

Cuba, Nicaragua y Argentina también contaban con las recurrentes ayudas económicas que, de alguna manera, pudieron sortear las difíciles condiciones de sus economías internas, especialmente, el primero que transita desde la asunción de Raúl Castro al poder cubano, hacia una economía liberalizada.

En Bolivia, según ANF, desde el 2006, año de la asunción de Evo Morales al Gobierno, la deuda que Bolivia contrajo con Venezuela ha crecido ostensiblemente hasta llegar alrededor de los 500 millones de dólares, de acuerdo a fuentes gubernamentales.

“En este momento de lo que se conoce y es público estamos alrededor de 500 millones y de 550 millones de dólares en general toda la deuda que tenemos”, informó el ex embajador de Bolivia en Venezuela, Jorge Alvarado.

Los recursos mayormente son empleados para la importación del diesel, pues de los 50 mil barriles mensuales que se compraba en 2004, en la actualidad se adquieren 350 mil barriles, según dijo el ex diplomático.

Un reporte del Banco Central de Bolivia (BCB), a agosto del 2012, señala que el total de deuda que Bolivia tiene con Venezuela es de 416,4 millones de dólares. En 2006, la deuda con Venezuela era de 33 millones de dólares.

Las repercusiones de la muerte del caudillo venezolano seguirán durante muchos años, pero los mercados reaccionan mucho más rápido, de hecho las cotizaciones de bolsa e incluso los rendimientos de los bonos soberanos en el extranjero, reaccionaban positivamente ante las noticias del empeoramiento de la salud de Hugo Chávez. ¿Irreverente? sí, pero un efecto inmediato del fin del socialismo del siglo XXI.

 

Comments are closed.