Hay problemas en el Banco Central de Bolivia. La institución que está a cargo de implementar políticas monetarias y crucialmente de cuidar de las reservas internacionales del país. Ha perdido algo de credibilidad. Y de dinero.

El 25 de abril, tres empleados y dos personas ajenas a la entidad fueron detenidos acusados de robo en el banco. Esto es por dos casos de robo en lo que se supone es la bóveda más segura del país.

Lo sorprendente es que no se sabe cuánto dinero se habrían llevado del Banco. En el primer caso, Se sospecha que el monto alcanzó los 80.000 dólares, de los cuales 7.240 fueron recuperados.

En el otro caso, dos empleados del BCB con acceso a su bóveda fueron detenidos por la sospecha de ser responsables del robo de 130.000 dólares.

Según el Diario de La Paz, Luego del robo de 210 mil dólares de las cajas y la bóveda del Banco Central de Bolivia (BCB), dos directores de la institución renunciaron a sus cargos argumentando no estar de acuerdo con la política de gestión del actual titular del ente emisor, Marcelo Zabalaga.

En otro tema que también tiene que ver con la credibilidad institucional, miles de gremialistas bloquearon las calles de La Paz pidiendo reformas al régimen simplificado.

El ministro de economía y finanzas se reúsa a negociar con el sector porque no estarían registrados

Arce explicó que el Régimen Tributario Simplificado contempla solamente 43.691 comerciantes inscritos en el mismo y no así el millón y medio del que habla Francisco Figueroa, el dirigente con el que Arce no quiere negociar.

El sector demanda la modificación de la alícuota máxima del régimen del actual Bs 37.000 a Bs 70.000 argumentando que de acuerdo a la norma el Ejecutivo debe modificar anualmente dicho valor en función del tipo de cambio.

El tema es importante par la economía nacional pues estos pequeños empresarios unipersonales constituyen una gran proporción del empleo en el país.

Arce minimizó el valor de las recaudaciones del régimen simplificado y sostuvo que el año pasado el Estado solamente percibió Bs 17 millones mientras que el fisco recaudó globalmente alrededor de Bs 60 mil millones.

Al parecer este es un caso del huevo y la gallina, los gremialistas no se quieren empadronar para aportar porque las condiciones no son favorables, y el ministro no quiere cambiar las condiciones porque los gremialistas no se quieren empadronar.

El problema de fondo es que los gremialistas tienen trabajos poco productivos. Así lo señala un nuevo estudio de la FAC.

Según Página Siete, Uno de cada tres latinoamericanos emprende su propio negocio como “autoempleado” o “microempresario” en respuesta a la falta de oportunidades laborales, pero registran baja productividad.

Según la CAF, Las razones para este desequilibrio es que hay “gente que al no tener empleo está abriendo un negocio”. “Están allí no porque tenga las condiciones para generar un negocio dinámico, sino básicamente por falta de oportunidades laborales”.

 

Comments are closed.