Hay buenas noticias para los Bolivianos desde el sector hidrocarburifero.

Las termoeléctricas de Bulo Bulo, del Sur y de Warnes demandarán unos tres millones de metros cúbicos por día (MMmcd) de gas natural. El Gobierno afirma que está garantizado el abastecimiento del carburante.

Este año   se trabajará en la ampliación de la termoeléctrica de Bulo Bulo, que generará 50 megavatios (MW), en la termoeléctrica del Sur (160 MW) y en la de Warnes (200 MW), confirmó ayer el ministro de Hidrocarburos, Juan José Sosa.

“Estas tres termoeléctricas van a tener un consumo de gas en sus diferentes fases para este año de aproximadamente tres MMmcd”, indicó el viceministro de Industrialización y Comercialización, Álvaro Arnez.

Claro que esta no es la primera vez que se hace una de estas promesas de abastecimiento que al final no se cumplen.

En 2007 cuando se invitó a la Jindal a trabajar en el Mutún se le prometió todo el gas que podrían necesitar que entonces era calculado entre 6 y 10 MMmc3d.

Al final el Mutún no se puede explotar porque YPFB sólo podía entregar 2,6MMmc3d que simplemente no era suficiente y la empresa traída por el gobierno en 2007 se tuvo que ir.

En esa ocasión YPFB inmediatamente decidió vender esos 2,6MMm3d a argentina bajo un contrato interrumpible. Según las autoridades el Mutún tendría que operar con carbón que Bolivia tendría que importar. O en otras palabras se paralizará hasta nuevo aviso o hasta que haya suficiente gas disponible.

Otra de las noticias económicas del día es la relacionada con los arbitrajes y las indemnizaciones que Bolivia debe pagar por incumplir contratos y por las nacionalizaciones.

El Estado boliviano gasta entre 700 y 800 dólares por hora para el pago de servicios legales en los casos de arbitraje. Lo dijo ayer el procurador, Hugo Montero, quien explicó que el Estado tiene pendientes tres demandas formales por arbitraje por 1.728 millones de dólares.

Ese monto no incluye el pago de US$28,9 millones (más intereses que llega a 41MM) a Rurelec, ordenado recientemente por un tribunal internacional de la Haya.

Montero explicó que (incluida Rurelec), hay ocho compañías extranjeras que piden compensación por la nacionalización de sus acciones.

“(…) Cuatro de ellas tienen demandas formales de arbitrajes que no excluye la posibilidad que paralelamente se vaya conversando sobre posibles montos de indemnización, uno de ellos es este tema de Rurelec, el otro es de Pan American Energy en el tema de hidrocarburos (US$1.496 millones), Abertis sobre por la administración de los aeropuertos (US$ 86 millones) y el otro es de Air BP por la distribución de gasolina de aviación en los aeropuertos (US$ 146 MM)”, explicó Montero.


Todo esto se hace aun más perjudicial tomando en cuenta que El Gobierno anunció que el desempeño económico de este año tendrá un déficit fiscal de $us 960 millones. Casi lo mismo que lo que le costará año al Estado la subvención de los hidrocarburos.

 

Comments are closed.