Las cifras sobre las exportaciones nacionales durante el primer bimestre han puesto en evidencia la vulnerabilidad de la economía boliviana frente a la reducción de precios de las materias primas.

Las elecciones regionales han distraído la atención del público del colapso de los ingresos nacionales durante los primeros meses del año.

El precio del petróleo marca el pazo para la economía nacional más que nunca.

Hoy lunes, como es costumbre en este espacio, veremos la más reciente edición de la carta informativa Siglo 21.

Que trae una revisión de lo que será el precio del petróleo y los factores internacionales que afectan su cotización.

La extracción de petróleo no convencional en Estados Unidos cayó en marzo como resultado del cierre de operaciones con costos más altos que el mercado lo que muestra un cambio de tendencia tras alcanzar la producción más alta en 30 años.

Este es una de las razones por las que el precio del petróleo podría rebotar y recuperarse aunque sea parcialmente de la caída de 50% desde el pico del año pasado.

Petróleo shale: Las cifras sobre la producción en EEUU aún son preliminares y sólo reflejan caídas en algunas regiones. Mientras la caída en la producción es inevitables, la dimensión de la caída podría definir cuanto afecta al mercado. Y define también la suerte de la economía boliviana.

Negociaciones con Irán: las noticias de un posible resultado positivo en las negociaciones resultaron en una inmediata caída en el precio en los primeros días de abril aunque los resultados no serán reales hasta el próximo año pues este es el promedio de tiempos que demoraría la firma de un acuerdo y la eliminación de las sanciones.

El tema es especialmente delicado porque se estima que Irán tiene alrededor de 30MM de barriles de petróleo almacenados en su flota de súper tanqueros, lo que significa que de haber un acuerdo sobre su proyecto nuclear el mercado podría potencialmente ser inundado.

Crédito petrolero: Según Oilprice.com los bancos hacen reajustes a los términos crediticios de las petroleras en abril y octubre de cada año y con el precio actual es probable que las condiciones se hagan más difíciles para las petroleras shale en EEUU, algunas de las cuales ya han quebrado. El efecto de un cambio en las condiciones de crédito tiene un efecto retardado pero muy real sobre la capacidad de producción de EEUU.

Siglo 21 revela también como se ha resuelto el problema de la falta de espacio físico para el almacenamiento en EEUU, además de las más recientes proyecciones de la demanda en Europa y Asia.

El temor sobre la falta de espacio físico para almacenar petróleo en EEUU ha sido un factor muy importante para el precio internacional del petróleo ya que si se alcanza el límite las opciones son; frenar las importaciones o autorizar exportaciones, ambas lleva a una caída en el precio internacional.

 

Comments are closed.