Según un reporte del Instituto Nacional de Estadística (INE) y de la Unidad de Estadísticas del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

El diésel es el producto más importado por Bolivia y las proyecciones apuntan a que seguirá en ascenso, tomando en cuenta que en el país demoran los trabajos de exploración petrolera.

Le siguen los intercambiadores de calor, gasolinas, barras de hierro, automóviles, tractores para semirremolques, medicamentos y palas mecánicas,

En los primeros 7 meses del año la compra de diésel representa $us 465, 8 millones.

Según el deber de Santa Cruz, en criterio del exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, la compra de diésel continuará en los próximos años, pues las empresas petroleras no están haciendo trabajos de exploración por la falta de incentivos.

Hugo de la Fuente, ex superintendente de Hidrocabruros, señala que históricamente Bolivia siempre importó diésel pero en volúmenes menores.

“La declinación es inminente, por lo tanto, las proyecciones son alarmantes. Se debe comenzar a trabajar en exploración principalmente en Santa Cruz y en Cochabamba que son las regiones que tienen potencial en petróleo”, sugirió.

En otra noticia económica importante, ayer el presidente en ejercicio inauguró la planta de PapelBol en el chapare.

Según el anuncio de ayer la empresa podrá abastecer casi un tercio de la demanda interna de Bolivia.

No se hizo mención de los retrasos pero sobre todo no se habló de los sobre precios. EL año pasado se supo que una evaluación técnica elaborada por la empresa Price Waterhouse Coopers revela que el precio de la fábrica era  de $us 6.118.000, lo que mostraba un sobreprecio de $us 7.453.010.

Es decir que el sobre precio era mayor al precio real de la fábrica de Papelbol. Otra de las curiosidades de la fabrica del chapare es que en el chapare, no se produce ninguno de los insumos que necesita para operar.

Así es, ni siquiera la madera para la celulosa del papel se produce en el Chapare y esta debe ser importada. Lo que lleva a la paradoja de llevar productos de madera al Chapare. Algo así como leña al monte.

Otra noticia que acapara atención hoy es que Bolivia ocupa el puesto 98 de 148 en el Índice de Competitividad Global.

La buena noticia es que hemos mejorado respecto a 2012, escaló seis peldaños, ya que estaba en el 104

En una evaluación del 1 al 7, el país tiene una calificación de 3.84.

Bolivia ocupa el puesto 98, y aunque subió 6 puestos con relación al año pasado, no está en la lista de los 10 primeros de América Latina y el Caribe.

El Informe Global de Competitividad 2013-2014, difundido ayer, señala que a pesar del robusto crecimiento económico de años anteriores, América Latina sigue contando con bajas tasas de productividad, según información oficial emitida desde Ginebra (Suiza).

 

Comments are closed.