El precio de las materias primas está de caída en reacción a las cifras sobre el empleo en EEUU que fueron menores a lo esperado.

En Bolivia la explotación del yacimiento de hierro del Mutún ha vuelto a poner en duda la disponibilidad de gas natural para los bolivianos.

El artículo 367 de la Constitución Política del Estado dice: “La explotación, consumo y comercialización de los hidrocarburos y sus derivados deberán sujetarse a una política de desarrollo que garantice el consumo interno. La exportación de la producción excedente incorporará la mayor cantidad de valor agregado.”

“los hidrocarburos y sus derivados deberán sujetarse a una política de desarrollo que garantice el consumo interno” dice la constitución. Sin embargo, según la más reciente edición de Siglo 21, Sin pensarlo dos veces, el gobierno anunció la semana pasada que el proyecto siderúrgico del Mutún utilizará carbón mineral como combustible, en vista de que no hay gas natural suficiente.

El balance del gas natural se puso más difícil la semana pasada después de que YPFB anunciara que el próximo año, es decir desde enero de 2013, las exportaciones a Argentina serán por 19MM m3/d.

Si se toma en cuenta que a Brasil los envíos son por 31MM m3/d, ahora el volumen total de exportación será de 50MM m3/d, dejando apenas 5MM m3/d para el consumo interno.

El balance se hace difícil, pues ya en este momento el volumen requerido por el mercado interno es de 8-10MM m3/d, según las temporadas.

El déficit actual de gas natural en el mercado interno está comprendido por 10MM m3/d que requiere la industria cementera, otros 10MM m3/d que se requieren para la siderurgia del Mutún, y el déficit para la atención de la demanda domiciliaria y de los vehículos, estimado en 5MM m3/d.

Atender la demanda interna obligaría al país a reducir las exportaciones a Brasil y Argentina, lo que el gobierno del presidente Morales no quiere hacer en vista de que se ha acostumbrado a los ingresos crecientes provenientes de las exportaciones.

Las posibilidades de incrementar la producción se reducen a pasar de los actuales 56MM m3/d a 66MM m3/d durante el próximo año.

Pero ese eventual excedente tiene dueño: Argentina deberá recibir 27,7MM m3/d, volumen incluido en la adenda binacional, para que se cumpla en el año 2014.

La semana pasada, los funcionarios de ESM dijeron que estaban decididos a comprar las instalaciones de EBX, una empresa brasileña que fue expulsada por el presidente Morales en 2006 porque, casualmente, pretendía usar carbón para la siderurgia.

Así es, la empresa fue rechazada porque, entre otras cosas, quería usar carbón y esto anti ecológico. La Jindal, que quería usar el abundante gas natural boliviano para explotar el yacimiento de hierro más grande del mundo, se fue porque no había suficiente gas natural para este proyecto de consumo interno.

Ahora la importación carbón para la siderurgia significaría: uno que se daña a la Pachamama, por lo de anti ecológico y dos, contradice a la Constitución por esto de que “los hidrocarburos y sus derivados deberán sujetarse a una política de desarrollo que garantice el consumo interno”.

 

Comments are closed.