El mundo del petróleo acaba de marcar un hito en su historia. Las más recientes cifras de importación de petróleo muestran que en diciembre de 2012 el país que más petróleo importó en el mundo, no fue EEUU sino China.

En diciembre pasado, EEUU importó 5,98MMbd de petróleo, el mes de menor importación desde febrero de 1992. China, según la autoridad aduanera de ese país habría importado 6,12MMbd en diciembre. La cifra incluye Petróleo y derivados como gasolina, diesel y kerosén.

EEUU ha sido el mayor importador de petróleo desde mediados de la década de los 1970. Lo que ha dictado la política internacional de ese país hacia los países exportadores de petróleo como Arabia Saudita, Irak y Venezuela.

Las connotaciones geopolíticas del cambio de liderazgo en las importaciones de petróleo ya se han empezado a sentir. China ha estado auemntando su participación en Sudan, Angola e Irak donde las empresas petroleras estatales chinas han invertido miles de US$MM.

Este año debido a restricciones presupuestarias y sin duda a la reducción en su dependencia e las importaciones de petróleo, EEUU reducirá el número de portaviones que mantiene patrullando el golfo de Ormuz, por donde sale casi el 40% del petróleo de los países del oriente medio.

Se espera que China como la nueva mayor interesada, tome un rol más protagónico en el patrullaje de estas aguas.

Las cifras de diciembre aun son preliminares y suelen ser volátiles debido a ajustes de fin de año, pero la tendencia es clara y el cambio de liderazgo en las importaciones de petróleo se viene gestando desde hace ya varios años.

EEUU se está concentrando en su producción interna y sus pozos hacia la autosuficiencia energética. La producción interna de EEUU está aumentando gracias a la revolución del shale, los yacimientos no convencionales que han reducido la necesidad de importar de EEUU.

De hecho las importaciones netas de EEUU están cayendo por que ahora está exportando cada vez más productos refinados, entre ellos gasolina a Venezuela y otros países de América latina y África.

EEUU aún mantiene el título de mayor importador de petróleo en términos anuales pero esta es una tendencia que podría terminar este año. La Agencia internacional de energía estima que este año los países en desarrollo superen por primera vez a los países desarrollados en el consumo de petróleo y gas.

Es un cambio importante ya que esto podría afectar a los precios internacionales.

Por ahora Bolivia enfrenta una caída en el precio del petróleo que se verá reflejada en el precio de nuestro gas de exportación. Por otro lado las importaciones de combustibles se podrían hacer más baratas.

Otra forma de contrarrestar la caída de los precios que se usa en Bolivia es la de exportar más. Aunque la lógica de exportar más cuando el precio es bajo, deja menos reservas para cuando el precio está alto.

Este fenómeno se presenta especialmente en la minería y sobre todo en la minería estatal. Que debe almacenar mineral cuando el precio está alto para tener algo que vender cuando el precio cae. Esto para poder mantener el pago de salarios a los crecientes números de trabajadores que se hacen cada vez menos productivos.

Mientras el súper ciclo de los precios de los minerales y el petróleo estuvo al alza, no se veían las ineficiencias del sistema de productivo, sobre todo de minerales en Bolivia.

Ahora que el súper ciclo parece estar cediendo, los efectos se empiezan a sentir.

La recaudación por regalías mineras registró una caída de 16,7% en 2012.

Los expertos en minería atribuyen el descenso a los precios globales y a la falta de inversión.

Según el boletín estadístico de Minería y Metalurgia 2012. Los departamentos más afectados por la caída en las regalías fueron Potosí, Oruro y La Paz.

Potosí tuvo una caída de 19,50% en su regañías durante 2012. En La Paz la caída fue de 20,8%, en Oruro 16,6% y en Chuquisaca 37,7%.

Las regalías que más descensos registraron fueron las de zinc, con el 29,2%; las de plomo, con el 34,5% y las de estaño, con un 22,8%.

Si el súper ciclo de precios de las materia primar termina de forma abrupta y con una fuerte caíd en los precios internacionales, Bolivia podría enfrentar momentos muy difíciles.

 

Comments are closed.