El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) ha publicado un resumen del primer mes del año en los mercados de materias primas no tradicionales que en caso de Bolivia son casualmente las materias primas renovables que produce el país. Las cifras corresponden a un informe del departamento de agricultura de EEUU.

El precio de la soya subió 6% el último mes a causa de una sequía que afecta la producción en Sudamérica, así como una reducción del stock mundial.

El precio del maíz se incrementó en 8%, motivado por una disminución de la producción de EEUU, causada por la peor sequía en más de 50 años en la zona productora.

El precio del trigo aumentó en 2%, influenciado por una reducción en la producción de EEUU, principal exportador del cereal.

El precio del azúcar, experimentó una caída de -1%, en el último mes, debido a un incremento de la producción e inventarios mundiales.

La cotización del café que aumentó apenas un 0,5% el último mes. Sin embargo, podría incrementarse aún más, debido a la disminución en la producción de Centroamérica y México, afectados por una plaga en sus cultivos.

En cuanto a las exportaciones tradicionales que en el caso de Bolivia son también las no renovables, los precios a subido aun más.

EL precio del petróleo de WTI, ha aumentado en algo más del 3% en el primer mes, debido a caídas en la producción mundial.

La plata aumentó su precio en alrededor de 5% y se ha estado separando del oro en este sentido. EL oro ha tenido un más comienzo de año y un aumento de negativo en el primer mes. Aunque hoy su cotización casi 2% superior a la del 4 de enero.

El zinc que es la segunda mayor exportación minera de Bolivia después de la plata, ha repuntado y el precio de hoy es 5% más alto del precio con el que empezó el año el 4 de enero.

Los problemas de la minería nacional no son una consecuencia de los precios internacionales de los minerales que han estado subiendo de forma sostenida desde el 2004 y 2006.

Según el mismo ministro de Minería, Mario Virreira, la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) sólo aprovecha el 65% del mineral extraído, mientras que los cooperativistas sólo el 20%.

“Los indicadores de eficiencia sobre explotación minera en el país revelan que los operadores mineros, en particular los cooperativistas, desechan más del 80% del mineral extraído de los yacimientos. Las empresas del Estado tampoco llevan la mejor parte, pues el porcentaje del mineral sin aprovechar llega hasta el 35%”, señaló la autoridad.

Virreira destacó el aprovechamiento eficiente de la empresa San Cristóbal y afirmó que, en cuanto a recuperación, la minería mediana tiene niveles más altos.

Por ejemplo, las operaciones de esa empresa, que invirtió casi 1.000 millones de dólares, tienen un nivel de recuperación de 94% frente a otras que sólo llegan al 50 y 60%.

Según Virreira: “Las empresas de Comibol (Corporación Minera de Bolivia) están recuperando medianamente (…), en promedio las plantas de Comibol, sus ingenios, están recuperando en un 60 a 65 por ciento”.

Los indicadores de eficiencia sobre explotación minera en el país revelan que los operadores mineros, en particular los cooperativistas, desechan más del 80 por ciento del mineral extraído de los yacimientos.

En el caso de la minería estatal y de los cooperativistas, El ministro Virreira explica este fenómeno con la falta de tecnología.

Es decir que ni siquiera con los precios más altos de la historia, la empresa minera estatal ha podido invertir en maquinaria a la par con la empresa privada.

La eficiencia del sector estatal en la minería ha sido criticada inclusive por el presidente Morales que llego a cuestionar las nacionalizaciones en el sector.

 

Comments are closed.