El precio de petróleo está ha aumentado en 4% en lo que va de diciembre. Y a pesar de una caída de 9%en septiembre, aun se cotiza 10% más caro que hace 12 meses.

La OPEP dice que mantendrá sus niveles de exportación con lo que se supone el mercado debería estar bien abastecido y los precios se deberían mantener estables.

Sin embargo, las recientes cifras positivas sobre la economía de EEUU indican que se viene una recuperación en las economías desarrolladas y con ella un aumento en el consumo de petróleo.

Pero mientras la OPEP asegura que mantendrá sus niveles actuales de producción, Irán está cambiando el panorama mundial. Irán está bajo sanciones por su programa nuclear. Estas sanciones han reducido sus exportaciones a la mitad.

Sin embargo, la nueva política de apertura del gobierno iraní permitirán levantar las sanciones, con lo que la oferta de petróleo aumentará, así la OPEP haya decidido mantener los volúmenes actuales.

En Venezuela la producción de petróleo está cayendo debido a la desastrosa administración de las mayores reservas de petróleo del planeta. Un reciente informe asegura que pronto la producción venezolana sólo alcanzará a cubrir las exportaciones que ya están comprometidas con China, como forma de repago de la enorme deuda que Venezuela tiene con ese país.

Para Bolivia esto tiene fuertes repercusiones ya que Venezuela es el principal proveedor de diesel de nuestro país. Si la producción petrolera y la refinación en Venezuela sigue cayendo podríamos estar en la necesidad de buscar otros proveedores.

Actualmente importamos más de US$1.000MM anuales en combustibles la mayoría bajo n sistema preferencial llega de Venezuela. Sin estos privilegios tendremos que pagar más para importar combustibles.

La alternativa de producir nuestro propio combustible es prácticamente inexistente, la producción petrolera en Bolivia se ha reducido a la mitad en los últimos 8 años.

En otro tema, la inflación de noviembre fue revelada ayer y según las cifras oficiales, los precios en general cayeron en 0,3% durante el mes.

 

El viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán, quien presentó las increíbles cifras, aseguró que la reducción se debe a las políticas de contención que aplicó el Gobierno Central, a través del Ministerio de Economía, que frenaron el alza en el costo de los alimentos de la canasta familiar.

Recordó que en octubre de este año se restaron los aranceles para la importación de tomate, se salvaguardó la subvención al pan de batalla y se retiró, vía Banco Central de Bolivia (BCB), el excedente de liquidez que existía en el mercado interno.

El INE afirma que las cifras se explican  por la variación negativa de precios de la papa (4,50%), del queso criollo (12,24%), del tomate (3,22%), de la arveja (6,56%) y del pimentón/morrón (15,39%). Por lo que la reducción en los precios sería un efecto estacionario, por la mayor oferta de productos agrícolas en la temporada de cosecha.

El ministró de economía asegura que el doble aguinaldo no afectará la inflación que esta se mantendrá por debajo de 8% hasta fin de año. Con la reducción en las cifras de inflación de noviembre, la acumulada es de 6, 39%.

Las cifras de inflación de fin de año se convertirán, por lo tanto, más en una prueba de la credibilidad del INE que de un verdadero indicador de los precios en Bolivia. Tras el bochorno de los resultados del  censo 2012, el INE debe esforzarse por mantener algo de su credibilidad.

 

Comments are closed.