Según El Diario de La Paz, el ministro de Economía, Luis Arce, dijo que los recursos del sistema de Pensiones administrados por las AFPs deben ser invertidos en el desarrollo productivo del país y desestimó la viabilidad de insistir en los mercados internacionales, los cuales aún no dan muestras de recuperación, por lo que las tasas de interés actualmente no serían atractivas.

El borrador de reglamento de la ley de Pensiones, que aún no fue aprobado por la Central Obrera Boliviana, autoriza la inversión de los fondos de Pensiones en los mercados internacionales.

Arce explicó que en ese mismo reglamento hay un porcentaje que se puede invertir en proyectos productivos que tienen mayor rentabilidad en relación al mercado internacional. El viceministro de Pensiones, Mario Guillén, calculó que los fondos de Pensiones en Bolivia ascienden a $us 7 mil millones.

El crédito otorgado a las empresas estatales por Bs 10.000 millones (con recursos de las reservas internacionales) tiene una mayor rentabilidad para el ente emisor, que una eventual colocación de dichos recursos en los mercados externos de capital.

El peligro aquí es que las empresas estatales no tienen precisamente una buena reputación en lo que se refiere a rentabilidad. Si por ejemplo las AFPs hubieran invertido en PapelBol o Cratonbol, los aportante y los jubilados del sistema de pensiones no tendrían nada que festejar y se habrían convertido prácticamente en donantes y no inversionistas.

Si las AFPs hubieran invertido en el proyecto del Empres Siderúrgica del Mutún, que es una empresa pública, tampoco tendrían buenos resultados estas inversiones, si se decide que las AFPs deben invertir en la empresa estatal de minería Comibol, los jubilados y a portantes estarían perdiendo dinero.

En el tema del gas natural, ayer se dio a conocer que el Campo Margarita amplía la producción de gas de Bolivia.

Según el Deber de Santa Cruz: Con una inversión de $us 640 millones Repsol tiene lista la segunda fase del proyecto Margarita-Huacaya. Procesará 15 millones de metros cúbicos diarios garantizando la exportación.

Para la segunda fase del proyecto se realizó una inversión aproximada de $us 640 millones, de los que más del 50% fueron destinados para la perforación de cuatro pozos nuevos.

Es importante aclarar que estos no son nuevos depósitos encontrados, este es un proyecto para acelerar la extracción de gas de este campo.

Nadie lo ha mencionado pero si este es un aumento en la producción se podría esperar que los proyectos bolivianos que necesitan gas natural para empezar a funcionar.

En Bolivia hay tres proyectos de cementeras en Santa Cruz que están a la espera de gas para poder empezar a atrabajar. Proyectos con una inversión conjunta de $us 490 millones congelada por falta de gas.

También está el proyecto del Mutún, que fracasó en una oportunidad anterior por que no había suficiente gas para este proyecto.

EL Mutún necesitaba de 10MMm3d para empezar a producir acero, y no sólo vender tierra con alto contenido de mineral. YPFB no pudo entregar los 6MMm3d que había prometido entregar al momento de firmar el contrato en 2007.

Finalmente YPFB después de 4 años reconoció que en realidad solo podría entregar 2,6MMm3d y esto no era suficiente por lo que el proyecto de siderurgia del Mutún se suspendió y ahora se dice que se trabajara con carbón importado de algún otro país.

Lo que pasó con los 2,6MMm3d que ofrecía YPFB es que se los vende ahora a Argentina, bajo un contrato interrumpible.

Pero aun no se le ha ocurrido a YPFB interrumpirlo el contrato para abastecer la demanda interna. Podría por ejemplo alcanzar para las cementeras en Santa Cruz o sumarse a la nueva producción de Margarita para que Bolivia finalmente pueda producir acero.

Por ahora YPFB se está concentrando en las exportaciones a pesar de que la CPE dice que se deben priorizar el consumo interno.

 

Comments are closed.