El precio del petróleo sigue bajo y las perspectivas son pesimistas en los mercados internacionales. En este panorama las exportaciones Bolivianas que son principalmente gas y minerales están cayendo.

Según el INE las exportaciones cayeron en US$3.200MM en los primeros 9 meses del año.

Según hidrocarburosbolivia.com, los precios  del gas natural que el país exportó a Argentina y Brasil  durante el tercer trimestre cayeron en 47,5% y 34,5%, respectivamente.

Esto explicaría la caída en 38,6% en las exportaciones de hidrocarburos en el mismo periodo.

Las ventas de gas natural son importantes para el país pero la principal preocupación de los expertos no es el precio del gas tanto como la cantidad de gas que Bolivia puede exportar y consumir.

El gas natural no es un recurso renovable, es decir que hay una cantidad limitada de gas bajo el suelo y cuando este se termine no  hay más. La cantidad de gas que sabemos con certeza que existe bajo el suelo se llama reservas probadas.

La última certificación sobre dichas reservas es de diciembre de 2013 cuando se sabía que teníamos 10,45 trillones de pies cúbicos (TCF por su sigla en inglés). Para ponerlo en términos más fáciles de entender podríamos decir que teníamos una garrafa de 10,45 TCFs.

Desde entonces hemos vendido a Argentina y a Brasil parte de ese gas, también lo hemos usado en el consumo interno. Por lo que en este momento nuestra garrafa tiene menos gas. Esta más vacía.

Ante la escasa información oficial, Bernardo Prado estima que aproximadamente al año se consumen 0,7 TCF. Según los expertos, desde entonces las reservas habría disminuido a 9 TCF, dado que no se ha repuesto ningún volumen de gas al no haber logrado nuevos descubrimientos.

Las termoeléctricas que se vienen anunciando para vender energía eléctrica a los vecinos por ejemplo son proyectos para consumir más gas. Para los expertos la prioridad debía ser encontrar más gas.

Pero durante los últimos 10 años no se ha hecho un gran esfuerzo por buscar. Las reservas actuales son el resultado de una fuerte inversión en exploración que empezó en las últimas décadas del siglo pasado.

Con incentivos a las empresas internacionales se logró que vengan a invertir en el sector y tras años de trabajo, se encontraron las reservas de gas que ahora estamos vendiendo.

La urgencia de inversión en exploración en el país cayó tras la nacionalización y esta es una de las garantías que se ofrece en las propuestas que se hacen ahora a las empresas cuando se las invita a venir a explorar al país. No habrá más nacionalizaciones.

Para los expertos sin embargo, ya es demasiado tarde. Las inversiones debían haber empezado antes. Las reservas están cayendo pero el ritmo de extracción también y es que los mega campos están entrando en declinación esto quiere decir que su producción diaria está cayendo y para mantenerla hay que invertir.

Debemos correr para quedarnos donde estamos.

 

Comments are closed.