El Gobierno prohíbe exportación de carne y promete regular precio en dos días.

Según ANF, Los carniceros responsabilizaron del incremento a los mayoristas y frigoríficos que incrementaron de 20,7 bolivianos el kilo gancho a 27 bolivianos aspecto que obligó a incrementar el precio del producto de 32 a 50 bolivianos.

La ministra de Desarrollo Productivo Teresa Morales atribuyó el incremento del precio del kilo gancho al mal estado de las carreteras que vinculan los departamentos de Beni y Santa Cruz.

A pesar de que no se han puesto de acuerdo sobre las causas de la subida en el precio la reacción fue la de prohibir las exportaciones. Lo que es un duro golpe para el sector que ha sobrevivido con dificultas la muerte de casi medio millón de cabezas de ganado con las inundaciones de la temporada de lluvias.

Según los propios ganaderos, el último frente frío de mayo resultó en la muerte de miles de cabezas debido a que las inundaciones dejaron a los animales debilitados y sin suficiente forraje.

A fines de mayo el sector recibió buenas noticias cuando se declaró al país libre de aftosa. Esto abría la posibilidad de exportar carne al mundo.

El gerente general de la Federación de Ganaderos de  Beni (Fegabeni), Carmelo Arteaga, informó el viernes pasado la muerte de 60.000 cabezas de ganado bovino por efecto de las bajas temperaturas que se registraron.

Arteaga indicó que la aplicación del plan Patujú en este sector fue un fracaso, debido a la burocracia en los trámites y una evidente indiferencia en el Gobierno para afrontar los problemas.

Indicó que hasta el momento ninguno de los afiliados de FegaBeni se benefició de algún crédito del Estado para enfrentar los efectos de las inundaciones, pese a que el 60 por ciento se encuentra con dificultades.

“No hay recursos disponibles. En este momento si usted quiere crédito, debe conseguir la certificación de una entidad ejecutora, de una unidad el ministerio que le certifique que usted ha sido afectado”, dijo.

Estas no son las únicas trabas que enfrentan las exportaciones de Bolivia.

Según El Diario de la Paz, El Alto pierde US$ 1,3 millones en exportaciones por cada día de paro

A ello se suma Bs 270.000 en recursos que deja de percibir el transporte pesado, según estimaron sus dirigentes.

Las dificultades para exportar de los ganaderos ya son muchas en el país: el mal estado de los caminos, los bloqueos, el cambio climático, las represas brasileñas que han convertido a grandes extensiones de tierra boliviana en lagos, la fiebre aftosa; son algunos de los problemas que enfrentan.

La prohibición de las exportaciones es sólo la culminación de las trabas que incluyen los excesivos trámites burocráticos para los exportadores.

Como todas las prohibiciones a las exportaciones en la historia del este planeta, esta está destinada a fracasar en el largo plazo. Los efectos son conocidos, aumenta el contrabando y se desincentiva la inversión.

Como se ha visto en Venezuela el resultado siempre es el mismo: desabastecimiento y precios más altos.

 

Comments are closed.