La producción agrícola en el país sigue bajo asedio. Los azucareros aseguran que el 50% de su producción está trabada. No es un tema de cambio climático, ni desastre ambiental es un tema de burocracia.

La zafra de la caña de azúcar está en la recta final. Hay 11,1 MM de quintales producidos hasta el momento. Y resta sólo un 2% de molienda de caña.

La demanda nacional es de 8,5MM de quintales. Es decir, existe un remanente de unos 3 MM de quintales.  Bajo condiciones normales estas serían buenas noticias, pero el sector enfrenta otro tipo de desafíos.

Según el Deber de Santa Cruz, El sector azucarero está en emergencia. A pocos días de la conclusión de la zafra 2012 los cañeros y las industrias están al borde de la desesperación debido al sobreestocamiento de azúcar y las trabas burocráticas que impiden dar celeridad a la exportación, además de la caída de los precios en el mercado internacional.

Liderados por la Unión de Cañeros Unagro los productores del Norte Integrado rompieron ayer el silencio y expresaron su malestar porque según ellos, los mandos medios del Ministerio de Desarrollo Productivo traban los permisos para la exportación y dificultan la logística provocando el encarecimiento del  transporte internacional.

Estas son las quejas de los productores agrícolas locales, las quejas de los productores agrícolas extranjeros son peores. Por un lado están los inversionistas brasileños que han pedido que las autoridades hagan algo por defender la inversión y la propiedad privada y retiren a los avasalladores de 52 operaciones que han sido invadidas en las 3 últimas semanas.

Estos avasalladores ya estarían vendiendo los productos que encuentran en las instalaciones que toman sin ningún tipo de acción por parte de la policía o el sistema judicial.

Claro que mantenerse lejos del sistema judicial en estos días suena como una ventaja más que una desventaja. Este es otro de los factores de riesgo que corren los inversionistas extranjeros que piensan en invertir en el desarrollo del agro en Bolivia.

El caso del Arrocero estadounidense es un ejemplo grosero del tipo de amenazas que enfrentan los inversionistas. Ostreicher fue encarcelado y extorsionado durante años, su producción de arroz fue vendida por funcionarios corruptos y el sigue en la cárcel. Aunque técnicamente no es un crimen invertir US$ 3MM en el sector agrícola nacional.

Con todos los problemas que enfrentan las inversiones en el país, no es de sorprender que el país reciba la tercera más baja Inversión Extranjera Directa de la región.

Según ANF, el Centro Boliviano de Economía (CEBEC), dependiente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (CAINCO) ha presentado algunas cifras al respecto.

En la región, Brasil capta el 54,9% del total de los US$ 121.318 MM de que llegaron a la región. Chile logró 14,3%; Colombia con 10,9%; Perú con 6,3%, Argentina con 6%; Venezuela con 4,4% y Uruguay con 2,1% de las captaciones totales de IED.

Sólo, Paraguay y Ecuador reciben menos que Bolivia: Paraguay (0,1%), y Ecuador (0,3%), Bolivia recibió el 0,7% de la IED que llega Sudamérica.

Las cifras, probablemente sacadas de los informes del CEPAL, fueron presentadas en un anticipo de informe antes de la realización del “Foro Económico CAINCO 2012” que inicia este jueves en la capital cruceña.

El Foro que analizará la inversión, la producción y el desarrollo, apunta a que en el país se evalúe la forma en que estos tres factores puedan tener una mejora sostenida.

“En los últimos seis años, Bolivia ha recibido en promedio un 0,6% del total de flujo de entrada de Inversión Extranjera de la región”, punta el CEBEC.

Entre avasallamientos, robos, extorción, encarcelamiento y prohibiciones a las exportaciones, las razones por las que la IED en el país es baja no es un secreto.

 

Comments are closed.