Algunas naciones se verán más afectadas que otras por la caída en el precio del petróleo. En la región Venezuela es el país en mayor riesgo por su ya frágil situación económica.

El crudo venezolano ha rozado estos días los 76 dólares el barril, su valor más bajo desde 2010. El presidente venezolano Nicolás Maduro culpa a Estados Unidos por “inundar el mercado del petróleo para bajar los precios y perjudicar a Rusia y a Venezuela”.

En Bolivia no estamos ilesos y el crudo también afecta al país. Según el Ministro de Economía, Luis Arce, con la caída del precio del petróleo, “el Gobierno nacional no va a sentir ese efecto; quienes van a sentir ese efecto son los gobiernos departamentales y los municipios”.

El golpe de la reducción de los ingresos por el precio del petróleo llega justo en el momento en el que el gobierno se ha puesto en campaña por mostrar que tenemos una economía estable y que se puede invertir en el país.

El gobierno llegó a pagar un estimado de más de US$ 2MM por un aviso pagado de cuatro páginas en el New York Times.

Pero de nada sirven los “publirreportajes” pagados en la prensa internacional cuando los indicadores que interesan a los inversionistas son negativos.

El mismo día en que The New York Times difundía el, Bolivia caía en el ranking del BM de los países donde es más fácil hacer negocios.

Bolivia ha empeorado su posición en el ranquin pasamos del puesto 151 al puesto 157. Una caída de 6 posiciones en el ranking de facilidad de hacer negocios.

Pero lo más alarmante es que la peor calificación de Bolivia está en el tema de pagar impuestos, esto no es que los impuestos sean los más altos si no que son difíciles de pagar. Es decir que según este indicador a nivel mundial no hay un solo país en el planeta en el que sea más difícil pagar impuestos que en Bolivia.

Más aún hemos mantenido esta posición que alcanzamos el año pasado. Somos los campeones en poner trabas y dificultades al momento de pagar impuestos.

El servicio de impuestos tiene una campaña llamada “impuestos en facilito”, pero resulta que pagar impuestos en Bolivia es lo más difícil del mundo.

En general la calificación de Bolivia como un buen destino para las inversiones está de caída, el Banco Mundial ha tenido que registrar los problemas que enfrenta el sector privado en el país, incluso después de la aprobación de la tan demorada ley de inversiones.

El hecho de que las minas asaltadas por ayllus o cooperativas se mantengan tomadas, consolidando una usurpación, la situación de los predios agrícolas en producción también asaltados en Santa Cruz, la expropiación de empresas textileras y, en general, la falta de seguridades legales, ponen a Bolivia en uno de los peores lugares de la medición hecha por el Banco Mundial.

Otro punto en el que la calificación de Bolivia es muy mala es en las trabas al comercio internacional, categoría en la que Bolivia cayó en 7 puntos en el último año.

En este tema los productores bolivianos han propuesto una solución. Según El Diario de La Paz, pasaron cinco años y los mercados alternativos a los Estados Unidos no funcionaron. En referencia a Cuba y Venezuela. Por lo tanto, la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia planteará al Gobierno, el retorno al ATPDEA.

El referencia a tratado de preferencias arancelarias con EEUU que se perdió hace 5 años.

 

Comments are closed.