Las materias primas se preparan para un cierre de año variado. El petróleo cerrar a el año casi 12% más barato de lo que empezó. El oro está 3,78% más caro, con lo que suma 12 años de aumentos consecutivos en el precio. La plata cierra 1,68% más alta que en el 2011.

Maíz, 5,31%, soja 16,82%, trigo 18,40 % esto refleja caídas en los últimos meses ya que tanto el trigo como la soja llegaron a aumentar su precio en 40% a mediados de este 2012 que se despide.

Según El Diario de La Paz, el analista y catedrático de la facultad de Economía de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) Edmundo España, fue más allá al advertir que durante el 2013 esa ‘época de vacas gordas’ podría terminarse por la crisis de las economías mundiales y que el país podría sentir sus efectos.

El Gobierno habla de grandes cifras pero lo cierto es que eso no se ve en las mejores condiciones de vida, no hay programas de vivienda, no hay fuentes de empleo, falta fomento a la industria boliviana, fomento a la agroindustria, seguridad jurídica a las inversiones y otras políticas que con la bonanza económica por la que atraviesa el país podrían impulsar el desarrollo del país”, sostuvo España.

Varios economistas se refieren a la buena racha o buena suerte de la que goza Bolivia como resultado de los altos precios de las materias primas que exportamos. Y es verdad, los precios de las materias primas han mostrado un repunte en los últimos 6 años que no tiene precedentes. Nunca antes en la historia se ha visto un alza tan sostenida en el precio de estas materias primas.

Un análisis de los precios de las materias primas de los últimos 30 años muestra cuán significativo es 2006 para los precios de las materias primas”.

El precio promedio del petróleo Brent durante los 23 años previos a 2006 fue de fue de US$ 23 el barril. Desde 2006 hasta ahora el promedio ha sido de US$ 85,44 el barril el barril, una diferencia de 369%.

En el caso del oro entre 1982 y 2005 el precio promedio de una onza troy de oro fue menor a US$ 360. De 2006 a la fecha el promedio fue de US$ 1.722, es decir casi 5 veces más.

En el caso del zinc, que es el mineral que hasta hace un año era la mayor exportación minera de Bolivia en valor, el precio pasó de un promedio de US$ 0,47 la libra fina en promedio durante los 23 años previos a 2006 a US$ 1,06 desde esa fecha hasta ahora.

La bonanza que esto significa para Bolivia, que sigue vendiendo materias primas como principal exportación, ha sido axplicada en Bolivia, con algo de ingenuidad como resultado de políticas internas. Pero eso es un poco de egocentrismo. La verdad es que corresponde a un desequilibrio en entre el consumo y la producción mundial de estas materias primas, y no sólo las extractivas, como hidrocarburos y minerales, sino también en el agro con el alza en el precio de los alimentos.

Cuando se habla de que esta racha podría estar terminando, quiere decir que los precios se estarían nivelando. No es necesariamente que los precios volverán a niveles previos a 2006 sino que dejaran de subir de forma constante como lo hicieron hasta ahora.

Pero ¿qué es lo que los detendrá? La respuesta es el mercado. Los altos precios han iniciado una era de inversiones en materias primas a nivel mundial, en Bolivia esto no se ha visto mucho por que las condiciones para recibir a las inversiones no son buenas comparadas con el resto del mundo y sobre todo el resto de nuestra región.

Sin embargo, en el resto del mundo las inversiones se han estado haciendo, y los resultados de estas inversiones serán mayores volúmenes de materias primas, con lo que los precios tienden a bajar.

La caída en los precios probablemente no sea tan repentina como el alza, pero es previsible.

 

Comments are closed.