La Cepal, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, ha recalculado su predicción sobre el el crecimiento económico de los países de la región. Sobre Bolivia, dice que el crecimiento del PIB ya no será de 5% como lo había estimado antes, sino que será de 4,5%.

El reajuste va en contra de las cifras oficiales del Ministro de Economía, Luis Arce, que aún mantiene sin modificaciones su informe de crecimiento del PIB de 5% para este año.

Lo que no se ha explicado aun es el tema de las exportaciones. Aún no hay cifras del primer semestre pero según las cifras del INE, en los 5 primeros meses las exportaciones de hidrocarburos cayeron en 34,31%. De minerales en 25,6% y de los no tradicionales en 21,85%.

Aun así Bolivia un país exportador de materias primas por excelencia mantendrá un crecimiento del PIB.

Según la Cepal, la región en general crecerá en 0,5% este año. Panamá liderará la expansión regional con un alza del 6,0 %, seguido de Antigua y Barbuda (5,4 %), República Dominicana y Nicaragua (ambos con 4,8 %), Bolivia y Guyana (4,5%).

Entre las economías más grandes el crecimiento sería menor, México alcanzará un aumento del PIB del 2,4 % y Argentina de 0,7 %, mientras Brasil anotará una caída del -1,5 % y Venezuela una del -5,5 %

Más allá del optimismo sobre el crecimiento del PIB, los empresarios bolivianos están algo preocupados por las cifras de las exportaciones. Las trabas para los exportadores se mantienen y se han anunciado algunas nuevas.

Las restricciones a las exportaciones se mantienen, los precios del mercado interno aún son regulados, la competencia de las empresas del estado aun afecta a los productores de alimentos.

Estos no son todos los obstáculos para la producción agrícola de Bolivia. También está el contrabando que aprovecha los bajos precios en los países vecinos para inundar el mercado interno con productos baratos. Los vecinos han logrado reducir sus costos de producción con la devaluación de sus monedas algo que Bolivia no está dispuesta a hacer por razones políticas.

Las otras desventajas son la falta del uso de transgénicos que es considerado de gran importancia por el sector.

Pero hay más, los avasallamientos han afectado la inversión y la producción.

Los productores agrícolas de Bolivia han recibido una noticia preocupante es el ingreso del país en el Mercosur, un grupo que contiene a los dos principales socios de comerciales de Bolivia Brasil y Argentina, el tercero es EEUU pero no es parte del Mercosur.

Brasil y Argentina son gigantes de la producción agrícola. Según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) el 98% de las exportaciones bolivianas a Brasil son gas natural. Esto explicaría por qué el sector agrícola no fue invitado a tomar parte de las negociaciones para formar parte del Mercosur.

Sin las ventas de gas natural, en 2014 la balanza comercial con Brasil sería deficitaria en más de 1.500 millones de dólares.

Los empresarios nacionales temen que el ingreso al Mercosur expondrá a nuestra economía y nuestra reducida producción en condiciones de desventaja.

 

Comments are closed.